Los traslados aéreos sanitarios serán dentro de la provincia y hacia centros de máxima complejidad nacionales cuando el caso lo requiera. Un equipo médico entrerriano recibió formación intensiva para asistir a los pacientes que deban ser aerotransportados y se organiza una estructura para esta prestación esencial. El equipamiento específico ya fue adquirido por la provincia.

Entre Ríos podrá realizar traslados sanitarios aéreos en avión o helicóptero y hacer del tiempo un aliado para salvar vidas. Esto es así a partir de la determinación oficial de establecer un presupuesto, un método, una estructura y personal dedicado en forma permanente a estos traslados cuando la necesidad es validada por una decisión médica tomada sobre la base de la existencia de un protocolo.

 

 

 

"La vida es el bien supremo y su protección una obligación del gobierno. Por eso cuando me propusieron disponer de este sistema lo alenté inmediatamente. Creo que vamos a salvar muchas vidas", dijo el gobernador Sergio Urribarri.

Por su parte el ministro de Salud, reveló que "el traslado aéreo optimizará los tiempos para derivaciones urgentes desde recién nacidos hasta adultos mayores, y la procuración y donación de órganos para trasplantes".

"Según las estadísticas se contabilizan alrededor de 35 traslados mensuales en general, varias de ellos por derivaciones urgentes", precisó el ministro Giano al respecto. "Resulta fundamental contar con equipamiento y personal capacitado para evaluar la necesidad del traslado aéreo y llevarlo adelante", agregó.

Por tal motivo, y teniendo en cuenta que el factor tiempo es una premisa fundamental cuando está en juego la vida de una persona, diversas áreas del gobierno provincial trabajan articuladamente para poner en marcha este servicio. De esta manera, los Ministerios de Gobierno y Salud dispusieron recursos, personal y estructura para ofrecer esta prestación con el único y fundamental objetivo de salvar vidas.

En rigor, el servicio aérero sanitario con equipamiento y personal médico capacitado optimiza los tiempos y está indicado, según protocolos internacionales, para trasladar a una persona lesionada o enferma crítica en distancias mayores a 200 kilómetros. Pero además, y teniendo en cuenta que nuestra provincia está entre las primeras en cuanto a procuración y donación de órganos, el área de Evacuación Sanitaria Aérea trabajará junto al Centro Único Coordinador de Ablaciones e Implantes de Entre Ríos (Cucaier) porque, en el caso de ciertos órganos, este traslado debe ser lo más rápido posible para asegurar la viabilidad del material anatómico y poder salvar varias vidas y mejorar la calidad de muchas más.

En ese marco, cinco médicos entrerrianos de diferentes especialidades recibieron una formación intensiva en el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (Inmae) en Buenos Aires, con lo cual obtuvieron el título de médicos aeroevacuadores. Los profesionales pertenecen al Cucaier y a los hospitales San Martín y San Roque, abarcando especialidades como neonatología, pediatría, cardiología y cirugía, además de las que compete a los médicos del Cucaier. Y serán ellos los que evaluarán el momento del traslado de personas que pueden ser desde recién nacidos hasta adultos mayores.

"Es un curso especial que se realiza en las Fuerzas Aéreas por el cual los médicos obtienen una homologación que los habilita a evaluar si se puedo o no hacer la derivación vía aérea", comentó Giano.

Servicio

El servicio se dispara de acuerdo a un protocolo de derivación aprobado por el Ministerio de Salud provincial. Este complejo sistema de traslado y evacuaciones sanitarios involucra a médicos capacitados para monitorear, asistir e intervenir quirúrgicamente, y dispone de un equipamiento médico completo para el soporte vital del paciente aerotransportado que cuenta con incubadora, respirador para neo (recién nacido) y adulto, electrocardiógrafo, resucitador, bombas de vacío y oxígeno, multiparamétrico, cardiodesfibrilador con marcapaso externo y aspirador, entre otros aparatos, que son especiales al ser pequeños, livianos y con una capacidad de traslado, por ejemplo, de Paraná a Ushuaia.

Consultado sobre el alcance del servicio, el ministro Giano comentó que "es posible cubrir distancias superiores a 1.500 kilómetros y llevar un paciente adulto a Buenos Aires, por ejemplo, y traer de regreso un bebé en incubadora. De este manera no hay tiempo muerto entre la recuperación de la nave vacía para reconfigurarlo de adulto a pediátrico y el reenvío del avión", acotó.

En cuanto al traslado, el Ministerio de Salud de la provincia aprobó un protocolo de derivación tanto de vía terrestre como área que involucra médicos, coordinadores y equipamiento. A partir del cual, se coordina la operación y se precisa horario de despegue y aterrizaje teniendo en cuenta las inclemencias meteorológicas y la disposición de pistas en aeroclubes o aeropuertos. "Los traslados se puedan hacer desde cualquier punto de Entre Ríos, a otras provincias y repatriar de otras hacia la nuestra", aseguró el titular de la cartera de Salud.

Estructura

El área de Evacuaciones Sanitarias Aéreas funcionará bajo la órbita de la Dirección de Emergencias del Ministerio de Salud, pero intervendrán también recursos humanos dependiente del Ministerio de Gobierno. De esta manera, está prevista la figura de coordinador de operaciones aéreas y otro de emergencias que responderán a un protocolo de derivación que conlleva también la permanente capacitación de los médicos involucrados.

Nuestra provincia se basó en la experiencia del servicio que lleva adelante la provincia de Salta y dispuso que, a través de la Dirección de Emergencias, sea el área de Evacuación Sanitaria Área la encargada de recibir los requerimientos operativos, planificar los vuelos y llevar a cabo las operaciones aéreas solicitadas. De esta manera, se organizan las operaciones aéreas y se administran los recursos del Estado para este servicio a la comunidad que se enmarcan en el concepto de salvar vidas y hacer más eficiente los recursos del Estado".

APF Digital