La vacunación es recomendada para los grupos de mayor riesgo comprendidos por adultos mayores de 65 años, niños hasta 24 meses, embarazadas o madres que acaban de dar a luz, además de pacientes con patologías crónicas de base por ejemplo, diabéticos, hipertensos, respiratorios, renales u obesos, e inmuno-suprimidos.

En una gacetilla del Hospital Centenario Gualeguaychú sobre el tema recomiendan que los beneficiarios de medicina prepaga u obras sociales concurran a su médico de cabecera para solicitar el acceso a la vacuna antigripal y evitar así sobrecargar el sistema público de salud, a la vez que resaltan que la vacuna es la barrera más importante para prevenir una epidemia de las patologías respiratorias agudas y contener estas enfermedades dentro de los parámetros esperables para el otoño e invierno.

Según dicha información, los síntomas son fiebre superior a 38 grados, tos, estornudos y congestión nasal, decaimiento general, que puede manifestar también dolor de cabeza, garganta y musculares, somnolencia e irritabilidad, diarreas, vómitos y falta de apetito.

Ahora bien, una vez que la enfermedad avanzó, se agregan una dificultad para respirar o sensación de falta de aire, respiración más acelerada, dolor en el tórax, alteraciones en el color de piel y labios, mareos o estados de semi-conciencia y empeoramiento repentino de la salud.

Usualmente, los síntomas gripales suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.

Respecto de la prevención, desde el nosocomio de la vecina ciudad recuerdan que es indispensable adoptar conductas cotidianas, simples y sistemáticas para prevenir enfermarnos.

Las medidas preventivas más eficaces son tapar con nuestro antebrazo la boca y nariz, ante de toser o estornudar, evitar compartir utensilios con personas que padecen Influenza, no automedicarse y acudir a una consulta de inmediato, en lo posible, limitar la asistencia a lugares públicos, ventilar los espacios cerrados y hogares, habitaciones o áreas de trabajo, higienizar las superficies -mesas, sillas, controles remotos, pisos, etc.- con agua, detergente y jabón o lavandina, limpiar las manos con alcohol reducido al 70 por ciento o alcohol en gel, lavarse las manos frecuentemente, sobre todo antes de cocinar, luego de usar teléfonos, computadoras o dinero y al manipular desechos, y no fumar en espacios cerrados y evitar hacerlo durante el invierno.

Gualeguay21