La violencia de género es uno de los más graves problemas sociales, que se manifiesta de diversas maneras (golpes, humillaciones, controles, gritos, abusos) y que tiene como expresión más extrema el femicidio.

Según se indicó desde la Dirección Provincial de la Mujer a ANALISIS DIGITAL, hasta el 22 de noviembre se recepcionaron 261 casos de maltratos, lo que incluye contención psicológica y asesoramiento legal por parte de las profesionales de la repartición. La cifra ascendía a 174 en el primer semestre de 2011, con un 25 por ciento de situaciones que fueron alertadas en años anteriores y cuya atención sigue en curso. Por su parte, el observatorio de la Sociedad Civil Adriana Marisel Zambrano dio cuenta de que desde enero a noviembre se registraron 237 femicidios en el país, es decir, que cada 31 horas una mujer es asesinada en Argentina por su condición de género. En Entre Ríos, las muertes que tomaron estado público fueron cinco y para recordar a las víctimas, esta tarde a las 18.30, se plasmarán sus nombres en el mural de calle Belgrano de Paraná. De cara al Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, la propuesta no es sólo insistir con las denuncias sino además confirmar que seguimos luchando para acabar con las inequidades.

 

 

Las mujeres continuamos de pie. La lucha por los derechos de todas es de larga data y congrega a mujeres de diversos sectores. Mediante la denuncia se ha logrado instalar en la agenda pública que la violencia de género es una violación a los derechos humanos y que sin igualdad no hay libertad ni vida.

Cada 25 de noviembre cobra visibilidad el compromiso por construir relaciones sociales que no se funden en desigualdades (simbólicas o materiales). Desafiamos el mandato que dice que nuestros cuerpos les pertenecen a otros (padre, marido, Estado, iglesia) y nos convertimos en decisoras. Paso a paso, apelando a la solidaridad y sin abandonar el anhelo de cambio.

La punta del iceberg

De acuerdo a datos oficiales, en lo que va del año se atendieron 261 casos de violencia de género en la Dirección de la Mujer. En promedio, se recepcionan 26 casos por mes.

Las cifras no distan demasiado de las de 2010, con 239 consultas, pero sí con las 2009 cuando se recibieron 188. La diferencia encontraría una explicación en la sensibilización que se ha generado en torno a las diferentes formas de maltrato, lo que conllevó a un crecimiento en el número de denuncias.

A nivel nacional, el Instituto de Estudios Jurídico Sociales de la Mujer (Indeso) de Rosario brindó precisiones sobre los 237 femicidios ocurridos este año. Del total, 77 se produjeron en Buenos Aires, 23 en Santa Fe, 18 en Córdoba, y cinco en Entre Ríos. El informe señaló además que el 26 por ciento de las víctimas tenía entre 15 y 24 años, y la franja de mayor riesgo se extiende hasta los 54 años.

Como una atroz tendencia que no cesa, la mayor parte de los homicidios se produjo mediante golpes, por estrangulamiento o con arma de fuego. También se repitieron los casos de uso de arma blanca (26 por ciento) y la incineración. Por su parte, el tres por ciento de los casos fue a raíz de un aborto clandestino, problema de salud pública que comenzó a ser debatido en el Congreso Nacional.

En casi el 52 por ciento de los casos el agresor fue la actual o ex pareja. Familiares y conocidos siguen en la lista, mientras que el atacante fue un desconocido en menos del cuatro por ciento de los casos.

Es importante remarcar que el término femicidio es político, puesto que representa una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres: el asesinato cometido por un hombre hacia quien considera de su propiedad.

Femicidios en Entre Ríos

Los casos que tomaron estado público en la prensa son:

-Silvana Lorena Kinderknech (20 años). El femicidio ocurrió el 24 de enero en Paraná, cuando el novio la roció con alcohol en el pecho y la cara, y la prendió fuego. La joven agonizó seis días.

-Valeria Domínguez (19 años). El hecho tuvo lugar el 9 de mayo, en la zona rural San Víctor (departamento Feliciano). Protegió a su hermana Susana de la agresión de su ex pareja. El asesino fue su cuñado Patricio Vargas (28 años). El método de muerte, un disparo de escopeta con cartuchos recargado. El hombre luego se suicidó.

-Vanina Emeri (35 años). Sucedió el 8 de agosto en Paraná. También murió su hija Adriana. El homicida fue su pareja Adrián Ávalos (28 años). La quemó y cerró la casa herméticamente. Previamente, la sometió a múltiples golpes.

-Adriana Cetau (17 años). Ocurrió el 8 de agosto en Paraná, estaba embarazada. También falleció su madre Vanina.

-María Luján Ledesma (22 años). Fue el 27 de septiembre en Villaguay. Tenía dos hijos, de tres y cinco años. El asesino fue su pareja Diego Segovia (27 años), quien le propinó cuatro puñaladas en el tórax, brazo y perna izquierda.

Los datos fueron recopilados por Red de Alerta Entre Ríos, Inadi Entre Ríos y CTA Paraná.

Recordando a las Mariposas Mirabal

El 25 de noviembre fue declarado Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, celebrado en Bogotá en 1981. En la oportunidad, las participantes denunciaron la violencia de género a nivel doméstico y la violación y el acoso sexual a nivel de estados, incluyendo la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas.

Se eligió esa fecha para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y Maria Teresa), tres activistas políticas asesinadas en 1960 por la Policía secreta del dictador Rafael Trujillo, en la República Dominicana.

Las hermanas son también conocidas y representadas como las Mariposas, por ser este el nombre secreto de Minerva en sus acciones clandestinas en contra de la tiranía trujillista.

Actividades conmemorativas

En el marco del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, se realizarán diversas acciones:

-Organizaciones locales se congregarán este viernes a las 18.30 en Belgrano y 25 de mayo, para agregar los nombres de las cinco entrerrianas que fueron asesinadas el último año. La convocatoria la realizan la delegación del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en Entre Ríos, la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) Paraná, la Red Alerta y Mujeres Unidas por la Prevención del Embarazo Adolescente (MUPEA).

En un comunicado enviado a este sitio, efectuaron “un llamado a la reflexión a los jueces y juezas que tienen a su cargo la protección legal de las mujeres en situación de violencia”. Pusieron de relieve la importancia de que “se formen equipos de expertas” en la problemática, ya que “muchas veces la incomprensión de lo que le ocurre a una mujer maltratada, que está aterrorizada y no puede salir del círculo violento, lleva a definiciones de la Justicia que constituyen una nueva revictimización”.

-La delegación del Inadi y el Foro de Diversidad Sexual invitaron al cine abierto “En el Tiempo de las Mariposas”. La jornada se concretará este viernes a las 19.30, en la Plaza Alvear de Paraná, e incluirá la proyección de una serie de cortos que hablan sobre la violencia de género.

-La Dirección Provincial de la Mujer llevará a cabo una radio abierta en el peatonal San Martín, entre La Paz y Colón. Allí se repartirá folletería informativa.

Una ley para todas

La Ley Nº 26.485 de “Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”, fue sanciona en el Congreso Nacional el 11 de marzo del 2009 y promulgada el 1º de abril pasado. Casi tres años más tarde, la Legislatura entrerriana dio un paso fundamental sancionando la adhesión de la provincia.

En su artículo cuarto, la ley define la violencia contra las mujeres como “toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal”.

Además, establece tipos de violencia (física, psicológica, sexual, económica y simbólica) que se manifiestan en diferentes ámbitos: en el doméstico, institucional, laboral, contra la libertad reproductiva, obstétrica y mediática. Estas clasificaciones son las que precisamente dan un carácter integral a la norma, y lo que hace necesario generar los mecanismos y herramientas para su efectiva implementación en la provincia.

A fin monitorear la aplicación de la norma, se instituyó el Consejo Nacional de la Mujer. Este organismo rector también se encarga de diseñar políticas públicas transversales que serán ejecutadas por la Jefatura de Gabinete; los ministerios de Desarrollo Social, Educación, Salud, Justicia, Trabajo, y Defensa; y la Secretaría de Medios de comunicación.

Igualmente, prevé la creación de un Observatorio de casos, integrado por un equipo interdisciplinario. E incluye los procedimientos de denuncia y administrativos, así como las medidas preventivas urgentes y las eventuales sanciones.

Betiana Spadillero Gaioli para Análisis Digital