Días pasados trascendió un proyecto de ley que prevé un sistema gradual de imputabilidad según la edad, y por el cual compromete penalmente a menores a partir de los 15 años.

Por ejemplo, la propuesta pretende establecer que, a los 15 años, los chicos sean imputables solo por delitos considerados graves, mientras que, aquellos que tengan entre 16 y 18 años, sean imputables siempre que no se trate de un delito con pena menor a tres años, y podrán ir a la cárcel cuando cometieran un hecho reprimido con una pena mayor a diez años.

En todos los casos, como se apunta en el artículo 50 del proyecto, se establece que 15 años será el plazo máximo de prisión se le podrá imponer a adolescentes y se deja claro que queda prohibida la imposición de reclusión y de prisión perpetua para los menores.

Por otro lado, se incorporan mecanismos no tradicionales de resolución de conflictos, como la mediación, la conciliación y el acuerdo restaurativo para delitos menores, siempre con el aval de la víctima.

Del mismo modo, en los casos en que la investigación preliminar determine que fue un menor de 15 años quien cometió un delito reprimido con pena máxima de diez años, se dispondrá que un equipo interdisciplinario, integrado por médicos, psicólogos, psicopedagogos, docentes, especialistas en adicciones y trabajadores sociales, elabore un plan individual para acompañar al joven en su recuperación y evitar que avance en la carrera delictiva.

Por ultimo, cabe destacar que tanto el Gobierno Nacional como los gobernadores saben que el proyecto requiere de importantes fondos adicionales, razón por la cual ya han planteado está situación y han pedido tiempo para adaptar su ya colapsado sistema penitenciario. 

Gualeguay21