23 julio, 2024 7:56 pm
Rectángulo Image

Preparar la fiesta

“El niño que María recuesta en el pesebre es el Señor de la Historia.” Tomado de las Reflexiones de los Obispos al Acercarnos a la Navidad, elaboradas durante la 104ª Asamblea Plenaria. Año de la Fe. Adviento 2012

Toda fiesta lleva su tiempo de preparación. Desde pensar el lugar, los invitados, el menú hasta los detalles de último momento. En las fiestas relacionadas con la fe sucede algo semejante. Se acerca la Navidad y nos preparamos como Iglesia-familia de Dios para ese acontecimiento tan importante. Te invito a que nos preparemos con tiempo, sin dejar lo más importante de lado, o para el final y a las apuradas.

 

 

 

Siempre pensamos en algunos regalos sencillos para la familia y los amigos. ¿Por qué no pensamos un regalo para Jesús, algo que sabemos le gusta? Podés proponerte visitar a un enfermo, dar una mano a alguien pobre, colaborar con Cáritas, acercarte a algún familiar o vecino con quien estás peleado… en fin, cada uno sabe por dónde puede buscar un regalo para ofrecer. También podés regalarte algo lindo para vos: confesarte, ir a misa, rezar, leer la Palabra… ¡cuántas cosas que te hacen bien! Y, sin embargo, no siempre dedicamos el tiempo necesario para alimentar la fe.

En la Nochebuena celebramos que Dios se hace hombre en un Niño para llegar a tu corazón. Dios se acerca a la humanidad para darnos alegría en plenitud.

En el Evangelio que se lee este domingo en la misa, Jesús dice: “Tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación” (Lc 21, 28). En pocas palabras dice mucho. Por un lado, nos da una palabra de aliento ante el cansancio o la decepción: “tengan ánimo”. Pero también es un llamado a mirar más allá, a “levantar la cabeza” y poner el corazón en la vida eterna, en nuestra vocación. La liberación es obra de Dios que viene y nos libera del pecado y de la muerte, y de todo lo que nos esclaviza y nos oprime.

Sé que arrastramos el cansancio del año, a lo cual a veces se suma el calor y situaciones de mal humor.  Pero justamente por eso es necesario levantarse y caminar con decisión hacia la meta.

Hagas lo que hagas el 24 de diciembre será lunes y el 25 martes. Pero que sea una alegría del corazón para vos y los tuyos depende de la gracia de Dios y la libertad con que respondas.

Por la fe podremos reconocer que Dios nos libera de toda opresión. Démosle una oportunidad a la fe. Emprendamos este tiempo hacia la Navidad como quienes buscamos respuestas más profundas.

Mañana, lunes 3 de diciembre, cumplo 30 años de sacerdote. Te pido reces a Dios pidiendo perdón por las cosas en que no le serví a Él y a sus hijos como se merecía y dando gracias por su Amor de Padre.

Hablamos de fiesta, de preparar la mesa. Los obispos reunidos en asamblea a principios de noviembre en Pilar, reflexionamos sobre varios temas, entre ellos cómo nos va como país con la mirada y el corazón puestos en la Navidad. Les comparto algunos párrafos que, me parece, suman a la hora de construir con fe y en fraternidad nuestra querida patria argentina.

«La patria es un don de Dios confiado a nuestra libertad. Un regalo que debemos cuidar y perfeccionar. Es esperanzador constatar que, no obstante tantas dificultades, sigue vivo en el alma de nuestro pueblo el deseo de ser nación y de construir juntos un proyecto de país.

Con todos los discípulos misioneros de Jesús en Argentina ya estamos transitando los caminos de la nueva evangelización. Como pastores renovamos nuestro compromiso con el anuncio del Evangelio. Es el principal servicio que podemos ofrecerle a la sociedad argentina. Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios, para amar a todos sin excluir a nadie.

El Hijo de Dios, al encarnarse, tomó la condición de servidor. En este Año de la fe, Él nos invita a ser plenamente libres, haciéndonos como Él servidores los unos de los otros, superando tanto el egoísmo, como actitudes meramente partidistas.

Todos los habitantes de nuestra patria necesitan sentirse respaldados por una dirigencia que no piense solo en sus propios intereses, sino que se preocupe prioritariamente por el bien común. “La felicidad está más en dar que en recibir.”

Llegando la Navidad los argentinos debemos recordarnos la deuda pendiente de nuestra reconciliación. Se hace cada vez más necesario generar contextos de encuentro, de diálogo, de comunión fraterna que nos permitan reconocernos y tratarnos como hermanos, aborreciendo el odio y construyendo la paz.»

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, obispo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social

× HOLA!