Rectángulo Image

A cada cual su cada cual


Durante el pasado domingo, en ocasión de celebrarse el Día del Padre, no fueron pocas las publicaciones homenajeando, también, a aquellas mamás que, según aseguran, deben cumplir el rol de papá.

Por razones obvias, ayer preferí no responder a este nuevo atropello sobre los derechos de los niños y la soberanía emocional de los padres.
Cabe recordarles a aquellas madres que ahora pretenden arrogarse la potestad de ser padres que tal atributo, por el un sinfín de razones,  jamás podrá ser de ellas.
Por simples cuestiones de la naturaleza instintiva de las especies, así como el padre jamás podrá usurpar el rol de madre, algo que por decencia nunca un padre se atrevería, la madre nunca podrá ser papá.
De este modo, aquellas mamás que por caprichos del destino, o por capricho propio, llevan adelante la crianza de sus hijos en exclusiva soledad, deben aceptar que lo están haciendo de forma incompleta.
El rol del padre, de sexo masculino y en ejercicio, es indispensable a lo largo de la crianza de los niños, no solo como factor de equilibrio en el ejercicio de la autoridad, sino, también, como miembro formativo en los valores primordiales de la familia.
Pretender negar esto impacta negativamente en los hijos, quienes crecen desordenados, débiles de valores, con una imagen familiar distorsionada, y, lo que es más grave, con absoluto desconocimiento del rol que debe cumplir el padre en su futura familia.
Por esta razón, aquellas madres que se precien de tal, no solo no deben creerse papás en ninguna circunstancia, sino que deben agotar las instancias de que sus hijos puedan acceder a su padre, pues es uno de sus legítimos derechos.
Y si luego de conocer estos conceptos alguna madre insiste en su actitud, solo estará  desnudando que su egoísmo, para ella, está por arriba de la integridad de sus hijos, ya que todo esto no es una opinión sino que es una realidad legal y natural sencillamente indiscutible.
Los niños tienen derecho a ser hijos de su madre y de su padre, y su madre y su padre tienen la obligación de hacer eso posible. No hay excusas.
Por lo tanto, a cada cual su cada cual, y a no mezclar los tantos.
Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!