Rectángulo Image

Circula carta al Gobernador y al Intendente

Frente a un gobierno municipal ausente, y sin ninguna institución que los contenga, un grupo innumerado y anónimo de comerciantes, tan desesperados como equivocados, comparten y viralizan por las redes sociales una carta pública al Gobernador y al Intendente comunicándoles su intención de retomar sus actividades el próximo 10 de mayo.

Este supuesto “comunicado de comerciantes, empresarios y autonomos de Gualeguay”, fechado en esta ciudad el 1 de mayo último, emula una carta dirigida al Presidente de la Nación, pero ésta está dirigida al Sr. Gobernador, a su equipo de especialistas, y al Intendente Federico Bogdan.

“Les comunicamos que por razones de fuerza mayor y a partir del día 10 de mayo, los comerciantes, empresarios y trabajadores autonomos de Gualeguay retomaremos nuestros trabajos y actividades con los cuidados sanitarios correspondientes, ya que necesitamos comer y alimentar nuestras familias”, advierte la misiva en cuestión, y considera que “no puede ser que por el temor del Gobierno Nacional y de la Cuidad de Buenos Aires al pico de contagio en el conglomerado Capital-Conourbano Bonaerense, tengamos todo el resto del pais inmovilizado”.

Con un evidente sesgo alarmista, quienes difunden esta nota vaticinan que un Entre Ríos empobrecido traerá numerosas consecuencias directas a la salud y seguridad de los ciudadanos. “No queremos que nos asalten a plena luz del día en nuestros domicilios, ni que nos maten en la calle por un celular”, aseguran. “No hay economía si no hay salud, pero tampoco habrá salud ni seguridad si no hay actividad que permita el desenvolvimiento de la economía”, insisten.

Luego, atacan al controvertido sistema político. “Exigimos acceder a un sistema de salud apropiado en relación a todos los impuestos que venimos pagando”, reclaman. “Basta de abultados sueldos en los cargos politicos más elevados y de organismos y administraciones llenas de puestos de trabajo injustificables” cuestionan, y piden: “aprendan por favor a escuchar”.

Como si esto fuera poco, estos “héroes anónimos” afirman que el personal de la salud de primera línea (medicos y enfermeros) no necesita más aplausos”que “no son héroes que van a morir a la guerra”, y advierten que esos profesionales necesitan que el dinero que se recauda de sus impuestos vaya, en su justa medida, al sistema de salud. “Gualeguay tiene un hospital público donde muchas veces faltan insumos elementos”, apuntan.

Después abordan “técnicamente” la cuestión, diciendo que “mucho se habla desde el Estado, en estos días, de evitar la saturaración del sistema de salud, y es así que se viene corriendo por detrás de la tasa de contagios para mantener la curva aplanada por medio de renovación tras renovación del aislamiento compulsivo”.

Más adelante, anuncia, mezclando la política, que “la realidad es que nuestro sistema de salud está roto, y tiene falencias hace muchos años. Y la culpa no es de los ciudadanos que trabajan y pagan sus impuestos. La realidad es que los fondos públicos estan, desde hace muchos años, pésimamente administrados”. 

Para terminar, agrega que “eso termina haciendo más daño que el mismo virus”, y piden: “No subestimen al pueblo y por favor siempre recuerden que la historia revela que somos grandes luchadores por nuestros derechos. Basta de derroche de recursos públicos compensado con impuestos y tasas impagables”. “Administren como se debe”, ordenan, y proclaman que el 10 de mayo “todos a trabajar”.

Finalmente, y “atentamente”, firman la nota los autoproclamdos pero desconocidos “honorables ciudadanos de Gualeguay, Argentinos con todas las letras”.

En definitiva, el mensaje anónimo tan compartido no esgrime argumentos prácticos o legales o técnicos que hagan procedente la medida, sino que, sobre una necesidad cierta y una emergencia incuestionable, propone una rebelión impracticable. O sea, se trata de un mero discurso político vacío de cualquier interés en resolver la crisis.

Gualeguay21

× HOLA!