Rectángulo Image

Informe climático del 22 de octubre


Si bien durante el miércoles de la semana pasada se observaron algunas precipitaciones dispersas en forma de chaparrones, principalmente en áreas del sudeste, la jornada del sábado fue la que presentó el mayor grado de actividad, sobre todo con mayor cobertura de precipitaciones.

En el mapa se representan las lluvias de los dos eventos, las cuales evidencian dos máximos conspicuos: uno en la zona de influencia de Victoria y el otro en torno a la ciudad de La Paz. Aparecen franjas donde las lluvias pueden haber alcanzado los 20 milímetros, con áreas reducidas del sudeste donde esta barrera se supera, aunque es importante el predominio de lluvias modestas, inferiores a los 10 milímetros.
El mes de octubre viene  dispar, con tendencia a cierta deficiencia en el comportamiento pluvial. Si bien el aire cálido y húmedo se presenta firme sobre territorio entrerriano, la atmósfera no se ha observado particularmente inestable en este período. Es decir los sistemas precipitantes no han logrado un desarrollo acorde a la disponibilidad de humedad y esto se vincula con la estructura atmosférica muy influenciada por el sistema de alta presión que ha venido mostrando entradas sobre el continente que no son las más favorables para lograr continuidad en la oferta de agua.
Las perspectivas de corto plazo mantienen la masa de aire cálido en la provincia con máximas que superan los valores normales del mes de octubre. Se espera que las condiciones se vayan inestabilizando durante el fin de semana, también con una moderación en las temperaturas máximas.
Hacia el domingo se concretaría el avance de un sistema frontal sobre el sudoeste de la región pampeana, que en principio no afectaría el sur de la Mesopotamia hasta el martes. Para entonces podrían darse lluvias de importancia.
Estado de las reservas al 22 de octubre del 2014
El balance hídrico ha resultado deficitario en la provincia a pesar de que se han observado precipitaciones. Es decir la oferta de agua en muchos sectores no compensó la pérdida por evapotranspiración, notándose una reducción del área con reservas óptimas respecto de la semana pasada y un afianzamiento o incluso un avance del área con reservas regulares. A pesar de esto, más del cincuenta por ciento del territorio agrícola principal de la provincia cuenta con buenos niveles de humedad, afectando la escasez más que nada a las zonas arroceras.
Las zonas con reservas óptimas se concentran en sectores puntuales, donde han logrado acopiarse más de 30 milímetros a lo largo de la última semana o que arrastraban excesos de semanas anteriores.
El ambiente actual seguramente es beneficioso para librar a los cultivares de invierno de las enfermedades que se habían afianzado, vinculadas al ambiente  húmedo y templado predominante durante el invierno y el principio  de la primavera. El agua para la floración está garantizada, sobre todo en el perfil profundo la humedad es suficiente para abastecer sin dificultades a los distintos cultivos de la fina.
El avance de la gruesa ha encontrado en estas lluvias modestas un aliado oportuno. Si bien las mismas resultan escasas en algunas zonas del noroeste, las mismas no han provisto humedad en la cama de siembra y no han generado problemas de piso.
La mirada de corto plazo obliga a  poner la atención en la concreción de los pronósticos de lluvia para el martes de la semana entrante. Estas precipitaciones serían importantes si se validan ya que encaminarían el mes de octubre hacia una oferta cercana a la normal en la mayor parte del territorio y se avanzaría sobre noviembre sin una demanda de agua perentoria.
BCER

× HOLA!