Rectángulo Image

Para mí o para nadie


Por estos días nuevamente se escucha que los dos sectores oficialistas con poder, tal vez ante la imposibilidad de seducir con su propuestas electorales, ya están recurriendo al apriete para contener “militantes”.

Tal es así que en estos días se multiplican los relatos de trabajadores o beneficiarios de programas sobre advertencias recibidas por punteros o “militantes” recordándoles que trabajar políticamente para otro sector trae sus consecuencias.
Los argumentos, según confiaron a Gualeguay21 distintos trabajadores, hablan de que el contrato se lo dio fulano o sultano, que lo va a perder, que la casa se la dio mengano, que se la van a sacar, que el cargo esto o lo otro, que se lo van a bajar, que la tarjeta Sideceeer esto o lo otro, que se la van a cancelar.
Uno de las víctimas, que por supuesto pidió preservar su identidad por razones obvias, manifestó que “siempre son los trabajadores humildes los tomados como rehenes por los políticos solo porque dieron una mano en la necesidad”.
Del mismo modo, una mujer se quejó de que “los amenazados y coaccionados son los que en algún momento estuvieron con ellos”, a la vez que agregó que “no se bancan que uno decida por sí mismo acompañar otro proyecto”, y cerró asegurando que “si no volvés con ellos olvídate del contrato”.
Manifestaciones similares se escuchan de beneficiarios de planes, programas, viviendas e, incluso, titulares de la tarjeta social.
¡Qué poco respeto reina hoy en el poder!
Fieles a su tradicional estilo, y abusando de esa porción conferida por el mismo pueblo, en la avidez de acceder a un cargo recurren a los viejos aprietes amenazando los derechos y las libertades de los más desprotegidos.
Tal vez está tan agotada la mentira ante la prepotencia de la verdad que solo les queda el último recurso del abuso, tal cual lo testifica su historia.
Por último, cabe destacar que en confianza, la gente, por lo bajo, en secreto, sin que nadie la escuche, promete venganza.
Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!