Rectángulo Image

Pros y contras de un casino


Ante el debate planteado a partir de la inminente instalación de un Casino en la Costanera de nuestra ciudad, donde se enfrentan los argumentos de jugadores, desarrollistas y obsecuentes, hemos realizado una pequeña investigación sobre el impacto de una actividad de estas características.

Ante un debate como este, es indispensable que la sociedad cuente con información fidedigna sobre los temas que interesan a su desarrollo, ya que la sociedad mejor informada toma las mejores decisiones, y eso es responsabilidad primaria del Estado.
Pero como eso por estos pagos no ocurre, y no ocurre por alguna razón, realizamos una investigación sobre el tema cosa de aportar nuestro granito de arena al esclarecimiento del desconcierto público.
Según lo relevado, la gran mayoría de la población no cuenta con información referencial y cierta sobre los casinos, razón por la cual las posturas y la concepciones, incluso de los formadores de opinión, parten de discursos, comentarios, notas periodísticas e, incluso, películas.
Al interactuar con vecinos de diferentes estratos hemos detectado que existen percepciones muy diversas en torno a los casinos, y, al no contar con información, estos se manifiestan a partir de lo poco que conocen y de lo mucho que escuchan.
Conceptos y conceptos
En aras de enriquecer con argumentos una justa evaluación de los pros y los contras, primero debemos saber qué se entiende por casino y porque proliferan en el mundo moderno.
El moderno concepto de casino tiene por objetivo superior explotar las ventajas de carácter económico, laboral y fiscal que representa la actividad, pero con una estricta regulación que combata y minimice los posibles impactos negativos.
Este es el concepto que prevalece en el país en general y en nuestra provincia en particular, donde las ciudades que cuentan con casinos tienen una imagen de lugares privilegiados, de espectáculo, de elegancia y de turismo.
Tal es el caso de Concordia, Colón, Gualeguaychú, Victoria, entre otros.
En esas plazas, los casinos son importantes infraestructuras que no se las ve solamente como casas de juego, sino que se los relaciona con espectáculos, compras, eventos artísticos y recreativos.
Tal es así que estos casinos fueron concebidos para potenciar una actividad turística y retener al vecino que viajaba a otros lugares para disfrutar de este tipo de propuestas.
Este tipo de Casino, generalmente, tiene más pros que contras, ya que contribuye al desarrollo del territorio afectándolo lo menos posible.
Cuáles deberían ser los pros
De acuerdo a esta concepción de Casino como centro de entretenimiento, se destaca la el carácter de fuente de ingresos con un alto nivel de especialización y diversificación económica, involucrando sectores diversos y propiciando actividades intensivas en mano de obra calificada, a lo que se pueden agregar las industrias culturales de mayor expansión y perspectiva.
Del mismo modo, hoy se puede observar casinos que se han constituido en sistemas complementarios, en donde se conjugan el turismo y una oferta variada y complementaria de actividades que generan un interesante movimiento económico con saldo positivo para el territorio.
Cuáles serán las contras
A la hora de evaluar la controvertida contribución de los casinos al desarrollo local de las comunidades donde se instalan, el tema se instala en la calidad de los apostadores y su efecto financiero en los números macros de la ciudad.
Hoy ya es indiscutible que hay una parte de la población que, por desgracia, desarrolla problemas con el juego, y estos, a la vez, son disparadores de un amplio espectro de otros problemas, de los cuales el Estado no puede estar ajeno.
De acuerdo a diversos estudios sobre estos problemas sociales, estos se asocian al desempleo, a los bajos niveles educativos y al deterioro de la calidad de vida, potenciando problemas de comportamiento, ansiedad, depresión, culpa y pensamientos suicidas, los cuales hacen que se lo sindique como un factor desencadenante de separaciones y divorcios.
Por otro lado, y no menos importante, es importante destacar que las ganancias de estas usinas de juego van para sus administradoras fuera de la ciudad, por lo que esa masa de efectivo contante y sonante desaparece de la plaza local impactando negativamente en la balanza comercial.
Conclusiones
Como se puede apreciar de lo expuesto, el balance de los pros y los contras depende exclusivamente del concepto de Casino del que se hable, donde un casino como complejo de esparcimiento puede tener más pros que contras, y un reducto exclusivo de juego, al revés.
A modo de ejemplo, como parte de esta misma negociación y a pedido de la empresa, un estudio local desarrolló un proyecto de complejo con casino recuperando el viejo molino frente al reservorio, con hotel, spa, gastronomía, centro de compras y, por supuesto, casino.
Un proyecto ambicioso que definitivamente sí hubiese enriquecido a la ciudad de Gualeguay y podría utilizarse como un verdadero tractor turístico.
Pero en su lugar, se optó por el modesto proyecto de una modesta y económica infraestructura que albergue un centro de juego, y un bar, ubicado en un controvertido punto que no aprueba las condiciones básicas de impacto.
Hete aquí las diferencias en el balance de pros y contras.
En nuestro caso en particular, al carecer de una actividad turística de base, y no haber posibilidades ciertas de que la modesta propuesta la seduzca, el impacto recae de lleno sobre la comunidad y las finanzas.
Al contar con un perfil del jugador medio de apostador desmedido, de ingresos bajos o medios, y que no juega para gozar sino con la esperanza de ganar dinero y salvarse de la realidad que lo acosa, esta propuesta potencia sensiblemente las contras afectando seriamente a la comunidad.
Del mismo modo, al no ser tractor de un afluencia de turismo que pueda incidir en la balanza comercial local, la extracción de dinero se vuelve extremadamente significativa afectando el flujo de efectivo.
Por lo tanto, a partir de esta información, lo que los vecinos de Gualeguay deben preguntarse, primero, es si Gualeguay debe tener casinos solo porque las demás ciudades la tienen, y, segundo, qué tipo de casino, si una infraestructura tipo complejo recreativo turístico que ponga en valor a la ciudad, o un galpón bien pintado para disimular el degüello de sus vecinos más débiles.
Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!