Rectángulo Image

Se quemó la salita del Rocamora


En la madrugada de hoy, tal vez alrededor de la hora una, el fuego arrasó el salón comunitario Don Humberto Grondona del barrio Rocamora quedando totalmente destruidas tanto sus instalaciones como su mobiliario.

Difundidas la información y las imágenes en los medios, mientras la Policía atribuía el hecho a un supuesto cortocircuito, y la responsable de Desarrollo Social pretendía en las redes sociales atribuir el hecho a cuestiones políticas, en el barrio se suponen otros orígenes.
Lo que quedó
Según se puede apreciar en el lugar, el piso del salón está levantado por el calor, los vidrios explotados, el machinbre del cielo raso consumido, el flamante equipo de música totalmente derretido, al igual que sillas, alfombras, juegos, colchonetas, etcétera.
Del mismo modo, en la cocina el daño se aprecia ligeramente menor, con restos de machinbre que todavía pendían del cielorraso y el piso sin levantarse, pero la heladera sí muestra el impacto del calor.
Según lo manifestado por quienes allí trabajan, tanto equipamiento como útiles no habían sido robados, sino que sus restos quemados permanecían en sus lugares, salvo una olla que habría encontrado la policía en la calle a metros de la salita.
La versión oficial
Según trascendió a los medios desde la policía local, los Bomberos Zapadores habrían visitado el lugar y determinado que el origen del fuego habría sido a partir de un cortocircuito eléctrico.
De acuerdo a esta teoría, las chispas habría hecho fuego en el interior del cielorraso desatando el voraz incendio del lugar.
La versión política
Por su parte, en las redes sociales se instaló la versión de un incendio intencional con la sola pretensión de hacer daño, lo cual fue atizado por la Secretaria de Desarrollo Social y precandidata a la intendencia pretendiendo darle un origen político en la oposición.
“Que triste cuando se meten con nuestros niños y con los que menos tienen. Incendiaron completamente el Salón Comunitario del Barrio Rocamora. Pérdidas totales en comedor comunitario, y en el jardín maternal municipal al que asisten 20 niños. Lo curioso es que no se llevaron nada, aunque lamentablemente en vísperas de elecciones, este tipo de acciones no son tan curiosas…”, dijo Rubattino en su muro de Facebook.
La versión del barrio
Pero a contrapelo de todo esto, entre las calles del barrio Rocamora se cree que pasó otra cosa.
Según dicen, un grupo de “vagos”, jóvenes sin nada que hacer, aprovecha el sitio de la salita, el cual está absolutamente abierto y desprotegido, como “parada” donde reunirse a tomar y fumar.
Por esta razón, para los vecinos no es descabellado pensar que el grupo de jóvenes comenzó a sentir el rigor del intenso frío y decidió ganarse dentro de la salita violando alguno de los ingresos, lo cual, según confiaron, no sería la primera vez.
Una vez adentro, tampoco es descabellado pensar que, bajo los efectos del alcohol y la droga, hayan decidido hacer un fuego para calentarse.
De esta forma, los vecinos le dan una explicación a la solitaria olla encontrada tirada en la calle, presumiendo que alguno, en la desesperación, pretendió buscar agua en algún lado.
Conclusiones
Si bien cualquiera de estas versiones puede tener su asidero, lo lamentable es que siempre priman las dudas por alguna razón, sea porque se aprovecha el origen del cortocircuito para evadir cualquier tipo de investigación trabajosa y comprometida, o porque sirve para victimizarse y culpar a intereses políticos.
De una u otra manera, se descarta la acción intencional de vándalos atentando contra una salita donde 15 gurises reciben cuidados, educación y sanidad con un gran esfuerzo de los responsables y de las 15 familias. Tal es así que el flamante equipo de música había sido adquirido gracias al esfuerzo de todos ellos.
Gualeguay21

× HOLA!