Rectángulo Image

Entre Ríos: Inquietantes dudas sobre la libertad de prensa

EL pasado 3 de mayo, el mundo conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa y desde el Foro de Periodismo Argentino, FOPEA, se izó la bandera del periodismo libre y responsable, entendiendo que a través de su defensa y ejercicio “se garantiza la solidez de nuestra democracia y el derecho de todos los ciudadanos a estar informados para fortalecer a nuestra sociedad”. En ese marco, la colega Sabina Melchiori, de Gualeguaychú, escribió para Fopea su visión sobre la libertad de prensa en nuestra provincia. Las coincidencias de éste cronista.

Melchiori considera que Entre Ríos sigue siendo una de las regiones con menor cantidad de denuncias sobre atentados o restricciones a la libertad de expresión en el país (al menos lo que este monitoreo ha podido registrar) lo cual puede ser una buena noticia, pero también lleva a hacerse algunas preguntas, cuyas respuestas bien podrían redefinirse como desafíos.

En ese sentido, la periodista se pregunta:

¿Están los colegas en Entre Ríos lo suficientemente bien advertidos sobre las formas más sutiles que tienen los poderes para limitar la libertad de expresión?

¿Consideran todos a la autocensura como un ejemplo de eso?

De ser así, ¿Saben que hay un monitoreo de libertad de expresión a nivel nacional que los respalda?

Más allá de eso, Melchiori advierte sobre otra pregunta aún más profunda, específicamente sobre el ejercicio de la profesión en su faceta investigativa, que es la que más agresiones recibe de parte de quienes prefieren que los trabajos periodísticos no salgan a la luz. En este sentido, recuerda que la gran mayoría de los periodistas están ejerciendo la profesión a cambio de salarios muy bajos, indignos, y que eso ha provocado que valiosos colegas hayan dejado sus espacios en medios para trabajar de agentes de prensa de funcionarios de gobierno o instituciones intermedias.

Entonces pregunta: “¿qué tantos colegas estarán dispuestos a destinar el poco tiempo libre y energías que les quedan para realizar investigaciones periodísticas?” O, más simple aún, “¿qué tantos querrán ir un poco más allá y no limitarse a publicar la gacetilla que envían desde las diferentes áreas del Estado para informar a sus audiencias?”.

Por último, la periodista de Canal 9 de Gualeguaychú se pregunta si no será que la escasez de casos responde también a que el periodismo está inquietando poco. “Ojalá me equivoque y la escasez responda a que vivimos en un provincia donde en líneas generales la libertad de expresión está a salvo y garantizada”, termina.

Por mi parte, comparto en un cien por cien la inquietud de la colega, y, lamentablemente, en su último párrafo no se equivoca, pues ésta no es una provincia excepcional. En Entre Ríos, los salarios precarios de los periodistas, su necesidad de caer en el “servicio” a terceros, y los medios sometidos (o no) a las pautas públicas, y a veces también privadas, condicionan o desalientan, sino reprimen, el periodismo independiente, la investigación periodística, y la libertad de prensa, a la vez que mantienen todo esto escondido de la opinión pública.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!