Rectángulo Image

Las Lechiguanas: La tierra del olvido, hoy tierra de nadie

La provincia de Entre Ríos, entre sus casi 79 mil kilómetros cuadrados, tiene 2.500 olvidados, tierra de nadie donde el Estado está ausente en cualquiera de sus formas. Treinta kilómetros al sur de Rosario, el río Paraná se divide en dos, dando lugar a un enorme complejo de islas: el archipiélago fluvial de Las Lechiguanas. Un territorio disputado por Entre Ríos y Buenos Aires por casi cien años, el cual, cuando quedó para la primera, ésta lo abandonó a su suerte, sin una mínima presencia política de algún tipo.

Se trata del 3 porciento del territorio provincial, y un tercio del departamento Gualeguay, unas 250 mil hectáreas explotables principalmente con ganadería que alternan sus actividades productivas entre incendios e inundaciones. Un territorio inhóspito cuya población, a lo largo del tiempo, fue diezmada por la propia ausencia del Estado provincial.

Tal es la indiferencia estatal que ese territorio, si bien pertenece de alguna forma al departamento Gualeguay, al reconocerlo en 2002, lo hace como parte de un distrito y no como tal. En Las Lechiguanas nunca hubo Policía, casi no hubo escuelas, menos alguna salita sanitaria, y ya no queda casi gente. Según el censo 2022, habría 261 habitantes, lo cual podría extenderse a 500.

Reseña histórico política

La disputa con Buenos Aires comenzó en 1888, cuando esa provincia ordenó mensurar Las Lechiguanas como propias. Es por eso que, en 1891, Entre Ríos, para quien también eran propias, hizo el reclamo y, en 1892, ordenó a los jefes policiales de Gualeguay y de Gualeguaychú que impidieran las mensuras.

A partir de 1898 hubo negociaciones, y en 1902 se llegó a un acuerdo: el canal de navegación del Paraná sería el límite interprovincial, pero en 1910, el convenio fue rechazado por Buenos Aires y las ocupó con la Policía Bonaerense. Fue el presidente Roque Sáenz Peña quien, en 1911, exigió el retiro de las fuerzas de las islas.

En 1938, Buenos Aires llevó la discusión al Congreso Nacional, y en 1944 el Instituto Geográfico Militar dictaminó que el límite entre ambas provincias debía ser el canal de navegación del Paraná. En base a ello, en 1959, se firmó un convenio entre ambas provincias ratificando ese límite.

A partir de entonces, la realidad de las islas no cambió mucho, hasta que, en la segunda mitad de la década de 1960, desde Buenos Aires avanzaron sobre las mismas para polderizarlas y dedicarlas a la explotación ganadera vacuna. Frente a eso, Entre Ríos se opuso, y todo quedó en la nada, hasta que, en 1974, Buenos Aires desistió de todas sus acciones y las islas pararon, en mitades iguales, a los departamentos Gualeguay y Gualeguaychú, y por completo para la primera en 1979.

Habían pasado más de dos décadas sin que la provincia tomara posesión política cuando, en 2002, el Poder Ejecutivo entrerriano, por el decreto N°1082, con la intención de “agilizar el desarrollo de las localidades rurales”, declaró estas islas Centro Rural de Población, y creó la Junta de Gobierno Islas Las Lechiguanas, de categoría III, incorporándola al Octavo Distrito El Albardón. Pero, a pesar de eso, nada de nada cambió en las islas.

Finalmente, en el 2012, el Senador Departamental Rubén Matorras reflotó aquello y quiso revivir Las Lechiguanas incorporándolas políticamente al departamento como el Noveno Distrito, pero eso no prosperó en la intimidad del Gobierno, y todo siguió igual.

Hoy, gran parte de su ganado abandonó las islas por la última creciente, al igual que lo hicieron varios de sus habitantes, y nada hace pensar que algo cambie en la realidad islera. Las Lechiguanas, sus tierras, y lo poco que queda de su gente, seguirán librados a su suerte, cuando no al fuego, hasta que alguien del poder se haga cargo de poner en valor una parte interesante de ese territorio gualeyo.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!