17 julio, 2024 7:24 am
Rectángulo Image

Ambientalistas mienten para culpar al turismo de caza

Según surge de lo denunciado por la Asociación Civil para la Conservación y Uso Sustentable del Ecosistema Entrerriano Formada por Habitantes y Trabajadores, ACETRA, un grupo de ambientalistas entrerrianos urdió una operación de difamación y descrédito, inventando hechos inexistentes, e involucrando a inocentes, solo para ejercer presión sobre la Justicia, donde se trata la habilitación de la cacería deportiva, y lograr que ésta sea prohibida.

De acuerdo a lo comunicado, cumpliendo con su compromiso ante la actividad en particular, y la sociedad en general, ACETRA puso en conocimiento de la opinión pública una operación de difamación y descrédito orquestada y ejecutada por ambientalistas de Entre Ríos.

Se acuerdo a lo denunciado ante la Policía y la Justicia, y respaldado por documentos, estos ambientalistas, aprovechando la impunidad de las redes sociales, inventaron una situación inexistente para poner presión sobre la Justicia e interferir en la tarea de sus jueces, ante quienes está quedando expuesta toda su falsedad.

Todo comenzó con un video de tres minutos realizado y publicado por Gabriel Bonomi, titular de Ceydas, donde, con total impunidad, habla de montañas de hasta 70 patos encontradas en un coto de caza de Rincón de Nogoyá entre el 24 y 26 del pasado julio. Más allá de las falsas precisiones mencionadas, en el video se muestran distintas imágenes de patos muertos, pero ninguna de las montañas mencionadas. Hasta La Capital de Rosario cayó en esta trampa y difundió el invento ambientalista.

Aparte de la falsa recreación de Bonomi, éste refiere la denuncia penal realizada por una reconocida ambientalista de Gualeguay, Ana Ardaiz, donde involucra a vecinos del paraje Rincón de Mihura, un jubilado y un pescador. Debido a la gravedad de los hechos, estos hombres se vieron obligados a presentarse ante la Policía para acusar de falso todo lo denunciado.

De los testimonios de estos vecinos se desprende que uno asegura no conocer a la Sra. Ardaiz, de Ecoguay, mientras que el otro vecino reconoció conocerla por su frecuente presencia en la zona, rayana con el acoso, y agregó que no cree que los patos hayan sido tirados allí por el señalado en la denuncia, y recordó que, en esos días, vio a la mujer descargando los patos de su auto rojo en el camino.

Al tomar conocimiento de todo ésto, desde ACETRA, corroboraron lo ocurrido y descubrieron la operación que ahora ponen en conocimiento de la opinión pública, advirtiendo que: “La intención de estos seudo ambientalistas es presionar al Juez Dr. Baridón, de la Cámara Contencioso Administrativa, quien debe resolver si la Resolución 888/23 de la Dirección de Recursos Naturales, la cual habilitó la temporada de caza deportiva menor, está bien o mal autorizada”.

Por último, desde ACETRA recordaron que la Sra. Ardaiz, desde el año pasado, “viene acosando a trabajadores de la zona, quienes están legalmente acreditados, ejerciendo una actividad absolutamente legal, y, en sociedad con Ceydas, obligar a la Justicia a prohibir una actividad probadamente legítima en la cual trabajan docenas de familias”.

Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!