Rectángulo Image

Auto fantasma: No encuentran el que atropelló a una joven

El pasado viernes 12 de mayo, a las 7 de la mañana, una joven que iba en moto fue embestida en una esquina por un a1utomóvil. El conductor, en lugar de detenerse y asistir a su víctima, eligió darse a la fuga abandonando la joven a su suerte. A una semana del hecho, nada se sabe del vehículo, ni, mucho menos, sobre quien lo conducía. La Justicia ordenó las investigaciones de rigor, pero si nadie acerca un dato, es imposible que la búsqueda de sus frutos.

El hecho quedó registrado por las cámaras de video vigilancia. Siete de la mañana. En los registros se ve a la joven yendo a bordo de su moto a cumplir con sus responsabilidades, y se observa claramente como viene por calle Maipú y cruza calle Suipacha. Se ve bien como, al hacerlo, viene desde la izquierda, por Suipacha, un Renault Megane color verde claro, la atropella, nunca frena, acelera y desaparece. La joven queda tirada, con su moto, en medio de la calle.

Afortunadamente, la joven sólo recibió heridas leves, pero, sin dudas, según lo que se aprecia, podría haber perdido la vida.

Desde entonces, la Fiscalía intervino y le ordenó a la Policía local una serie de diligencias con el objeto de identificar el vehículo y al conductor o conductora.

En ese sentido, se han recolectado videos de cámaras privadas y públicas donde se observa al vehículo irse de la escena, pero en ninguna se ha podido determinar la patente, ni se puede determinar en qué domicilio ingresó, o dónde pudo ocultarse.

Del mismo modo, a nadie ha reconocido el auto como el de un vecino, o de alguien conocido, de modo de que el Fiscal pueda obtener las órdenes de allanamiento necesarias como para encontrar el vehículo sospechoso.

Ahora bien, tratándose de un Megane verde claro, un modelo y color del cual, en la ciudad, no debe haber más de media docena de unidades en esta ciudad de 50 mil habitantes, resulta inconcebible que nadie lo haya visto nunca, ni conozca a nadie que tenga un auto similar.

Por otro lado, el poder político se jacta de un sistema de monitoreo de vigilancia que cuenta con más de cien cámaras, pero que es incapaz de detectar un vehículo de determinadas características, al punto que hoy, una semana después, ya nadie puede asegurar que este auto esté todavía en Gualeguay.

En síntesis, el auto fantasma registrado mientras atropellada a una joven en plena vía pública desnuda sospechas sobre, por un lado, el compromiso de los vecinos aportando información, y, por el otro, la funcionalidad de la red de video vigilancia. ¿La Policía? Solo se puede poner en tela de juicio su desempeño recién cuando cuente con lo básico para actuar, antes no.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!