Rectángulo Image

Carta Pública a Gustavo Bordet


Carta pública de un ciudadano de Gualeguay al Precandidato a Gobernador de la Provincia de Entre Ríos por el Frente para la Victoria, Sr. Gustavo Bordet.

Estimado Compañero,
A través de la presente quiero darle la cordial bienvenida a nuestra San Antonio del Gualeguay Grande, un pueblo más de dos veces centenario, tan arraigado a sus costumbres como celoso de sus derechos, y muy poco amante de las arbitrariedades e imposiciones tan comunes hoy en día, aspecto que ya dejó bien claro en el pasado.
Al mismo tiempo, quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerle a Usted, Compañero, la deferencia de visitarnos, aunque lamento que nos honre con la sola intención de formalizar públicamente su apoyo a las precandidaturas de Paola Rubattino y Sebastián Erro, a la intendencia local, y del actual intendente Luis Erro, a la senaduría departamental, despreciando las otras tres listas del oficialismo provincial.
Por tal motivo, Compañero, sin dejar de celebrar su pretensión de ser quien dirija el noveno período de gobierno provincial desde la tan cara recuperación de la democracia, y con todo el respeto que dicha investidura merece, debo confiarle que vuestra presencia en nuestra ciudad produce cierto escozor en no pocos compañeros vecinos.
Esta reacción, Compañero, no es casual ni antojadiza, sino que responde a la antidemocrática dedocracia partidaria y a la imposición de vuestra candidatura por sobre otras, aspectos que atentan contra los mismos estatutos del Partido Justicialista, institución que lleva demasiados años bajo el poder de mandatos prorrogados sin la participación de los afiliados.
Sepa comprender Usted, Compañero, que cada vez somos menos los compañeros entrerrianos que simpatizamos con ese onanismo político de evadir la democracia partidaria, a la vez que cada vez somos más los que rechazamos esa viciosa obsecuencia para con la oligarquía partidaria provincial. Es que hoy a algunos compañeros entrerrianos nos indispone el poco respeto por la voluntad popular que impera en las esferas del gobierno y del partido.
Del mismo modo, en honor a los preceptos republicanos, democráticos y progresistas que caracterizaron al Justicialismo a lo largo de su historia, sepa Usted, Compañero, que hoy tampoco somos pocos los compañeros que nos sabemos ilegal e ilegítimamente despreciados por no poder adherir a la lista oficialista, a pesar de haber cumplido en tiempo y forma con todos los requisitos interpuestos por la propia legislatura provincial.
Pero sepa Usted, Compañero, que lo que más nos indigna a muchos vecinos de nuestra ciudad es que Usted, quien pretende ser el gobernador digno de todos los entrerrianos, decidió apoyar la lista liderada por quien puso nuestra ciudad en los niveles más altos de postergación, exclusión y corrupción de nuestra historia, y quien hoy no es un delincuente solo porque una mano negra impide llegar a juicio las numerosas causas que lo sindican por peculado junto a algunos de sus secretarios.
Vale recordarle que, aunque así pretendan hacerlo creer desde el mismo gobierno, estas causas no obedecen a una politización de la Justicia sino que todas ellas se atienen a derecho, y así van siendo confirmadas en sus apelaciones, y algunas llevan más de un año en la aparentemente estéril espera de ser llevadas a juicio.
Pareciera, Compañero, que Usted olvida las repetidas veces que esta gente le dio la espalda al propio gobierno provincial, y aquellas otras tantas en que despotricó airadamente contra el mismo solo por no consentir sus soberbios caprichos.
Como puede Usted apreciar, Compañero, no somos pocos los vecinos gualeyos y entrerrianos que nos incomoda vuestra presencia en nuestra ciudad, a la vez que tampoco somos pocos los que nos preguntamos con qué autoridad moral se propone a dirigir nuestra provincia de Entre Ríos si desprecia la voluntad popular partidaria, si desconoce las leyes promulgadas por las honorables cámaras legislativas provinciales, si es solo servil a su jefe político y no al pueblo entrerriano, y si, para colmo, apoya la corrupción y el delito.
Por último, sepa Usted, Compañero, que no somos pocos los que lamentamos la degradación política que viene sufriendo el Partido Justicialista provincial en perjuicio del peronismo entrerriano en particular y de la democracia en general, así como tampoco somos pocos quienes sufrimos por la realidad institucional de nuestro pueblo y de nuestra provincia.
Sin más, le dejo a Usted, Compañero, un cordial saludo, sin perder la esperanza de que estas modestas palabras puedan contribuir en algo a una mejor convivencia democrática en nuestra querida provincia.
Norman Robson
DNI 14.725.516

× HOLA!