Rectángulo Image

Continuaría la sequía en Entre Ríos


Continuaría la sequía en Entre Ríos El mismo no se restringe a la provincia de Entre Ríos, sino que constituye la característica básica del comportamiento de agosto en toda la región pampeana, que en la última semana sumó la irrupción de aire polar que dejó heladas en todo el país, reseña en su último reporte sobre el clima y el estado de las reservas el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (Siber).

El comienzo de septiembre, agrega el informe, no se ha apartado del comportamiento deficitario. En las últimas horas, sin embargo, luego de varias jornadas frescas, se fortaleció la circulación del noreste.
Reservas
La falta de lluvias de las últimas semanas ya se siente con fuerza en los suelos de la provincia cuyas reservas de humedad retroceden respecto de la semana anterior configurando un patrón que puede considerarse exigido para el trigo del sur entrerriano, sin llegar a niveles de sequía. Aquí ganan importancia las posibles lluvias que pueden aparecer entre hoy y mañana.
“Las sementeras de trigo están llegando al límite de sus posibilidades hídricas y, por otra parte, los productores que quieren realizar siembras tempranas de maíz, están a la expectativa de alguna recarga superficial”, concluye el informe del Siber.
En la zona núcleo. Un panorama similar se vive en la zona agrícola núcleo, que pasó otra semana sin lluvias. “Las sembradoras aguardan en la línea de partida, mientras el viento norte aporta humedad y promesas de 15 a 25 milímetros para este fin de semana”, dice el último informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) a través de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), y sostiene que estas posibles precipitaciones “serán fundamentales para que no se siga escurriendo el maíz de los planes de siembra”.
“En muchas localidades se alcanzaron las temperaturas adecuadas en el suelo para iniciar la siembra maicera pero el agua no está”, señalan desde la GEA. Sin embargo, se espera que las lluvias vuelvan a la región con volúmenes importantes a partir de la tercera semana de septiembre. El ascenso térmico y el incremento de la humedad podrían generar tormentas con acumulados variables que en promedio dejarían 15 a 25 milímetros en la zona núcleo.
Ante este escenario, desde GEA advierten que “lejos de revertirse la tendencia sobre el maíz, la baja sigue sosteniéndose y la superficie podría disminuir entre un 10 y 20% en relación al año pasado”.
En este momento, el potencial del hectareaje de maíz está entre las 900 y 950.000 hectáreas siendo que el año pasado se cultivaron en la región casi 1,1 millones de hectáreas. “Si las lluvias no son suficientes o no llegan y el agua aparece recién en la última semana de septiembre o ya entrando octubre, más lotes se pasarán a soja y sólo una parte se sembraría en fechas de siembras tardías”, sostienen los técnicos de la GEA.
El trigo
En relación al trigo, el informe advierte que el cultivo ya comienza a sufrir el estrés hídrico: “De no llover, puede empezar a haber pérdidas de rendimiento importantes”.
La soja, por su parte, se presenta con márgenes más ajustados que el año pasado aunque continúa siendo la opción principal y se prevé un aumento de área de entre un 10 y 20%. “En algunas localidades se plantea que este año los cultivos se harían con un menor nivel de uso de tecnología y también así la oleaginosa. De todas formas no se va a escatimar en el control de malezas y la lupa estará puesta en las malezas complicadas, como rama negra”, concluye el informe.
Agro al Día.

× HOLA!