Rectángulo Image

Diario Uno cayó en la trampa de una mentira policial

Minutos después de ser rescatado por Defensa Civil provincial, el Diario UNO de Entre Ríos, en su sección de Policiales, publicó una versión totalmente falsa sobre lo que había ocurrido conmigo. Luego de una minuciosa investigación, pude saber que se trató de una operación maliciosa originada en la propia Policía de Entre Ríos. De ese modo, el medio provincial quedó en evidencia por su liviano tratamiento de la información, por no validarla, y por facilitar la mala acción de una fuente.

En la mañana de mi rescate, mientras era trasladado a tierra firme y mi familia aún no tenía noticias mías, mi hija leyó en Diario UNO que su padre, a quien creía ubicado y a la espera de ser recuperado del río, en realidad era “buscado” desde el día anterior “cuando no se supo más de su paradero luego de un accidente”, sobre el cual ella desconocía. La noticia agregó que recién lo habían “encontrado debajo de un árbol y fue hospitalizado”.

Nota de UNO: https://www.unoentrerios.com.ar/policiales/rescataron-un-periodista-que-sufrio-un-accidente-el-rio-gualeguay-n10108455.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

Claro está que esto disparó la angustia de toda mi familia, quienes creían que aquel trámite de rescate del río, en realidad, era otra cosa y descubrían que yo estaba internado. Afortunadamente, amigos y autoridades pudieron aclararles que lo publicado por UNO era todo mentira, y que ya me habían llevado a tierra firme.

Igualmente, otros medios fueron replicando la mentira y se fue instalando la falsedad promovida, hasta que, apenas pude acceder a la red, en horas del mediodía, pude aclarar por mis redes sociales que estaba bien y que todo obedecía a una mala acción, demasiada tergiversada para ser casual.

¿Qué había pasado?

Según lo que resultó de las distintas averiguaciones realizadas, pude saber que los detalles fueron informados a UNO por fuentes policiales desde la propia sala de operaciones que organizaba y ordenaba mi evacuación.

Desde allí mismo, a UNO le contaron la maquiavélica versión de los hechos, cuando yo, en realidad, estaba esperando que el operativo de los bomberos pudieran alcanzarme en mi ubicación, conocida por todos desde el día anterior.

Por último, desconozco cuáles pueden haber sido los motivos que impulsaron tan vil mentira, que se aleja de un error hacia un fantástico relato sobre el operativo, en el cual se busca, sin duda alguna, desacreditar el trabajo que estaba, y estoy, llevando a cabo. Desconozco los intereses que llevaron a ello.

Sí estoy seguro que la Fuerza Policial debe investigar lo ocurrido y, como institución, debe tomar distancia de estas acciones que tanto la ensucian y la desacreditan como fuente de información sobre la realidad, tan importante para nosotros, los medios, y para la sociedad en general.

Fuentes y libertad de prensa

Si bien la libertad de prensa es nuestro principal valor democrático y republicano, indiscutible e inalienable, y la confidencialidad de nuestras fuentes es fundamental para esto, también es cierto que debemos rechequear lo que recibimos antes de tomarlo, y no apurarnos a publicar una “primicia” falsa que dañe nuestro prestigio.

Al mismo tiempo, respecto a la irrestricta garantía de anonimato de la identidad de una fuente, ésta caduca cuando ésta informa deliberada y alevosamente una mentira. Ésta pierde su inviolabilidad, ya que traicionó el valor esencial de la información: La Verdad.

Por último, solo deseo que este hecho nos sirva para crecer, para que los servicios de seguridad y los de información nutran integralmente nuestro desarrollo. Deseo una Policía amiga, codo a codo con nuestra tarea de informador, y unos Medios prudentes más interesados en informar para crecer como sociedad que para crecer como medios.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!