Rectángulo Image

El precio récord de la soja abre un nuevo panorama en la economía del país

El alza de los precios internacionales de la soja proyecta un nuevo panorama en la economía regional y nacional. La consecuencia será, sin dudas, un impacto fiscal que permitirá descomprimir en el segundo semestre la brecha cambiaria generada en lo que va de 2012 y mejorar la performance fiscal del país y las provincias.

La oleaginosa descendió ayer a casi 606 dólares luego de haberse ubicado a 612, y con estos valores los productores se entusiasman. Más allá del impacto fiscal, habrá un nuevo escenario en el segundo semestre del año. La cotización rompió el tope de julio de 2008. Aseguran que podría volver a crecer el área implantada con soja en detrimento de cultivos alternativos.

 

La consecuencia será, sin dudas, un impacto fiscal que permitirá descomprimir en el segundo semestre la brecha cambiaria generada en lo que va de 2012 y mejorar la performance fiscal del país y las provincias. Pero en lo inmediato, el precio récord de la soja está volviendo a movilizar al campo en la Pampa Húmeda y en los pueblos entrerrianos se advierte un movimiento inusual.

 

Es que los 612 dólares con que cerró el precio de la tonelada de soja en la jornada del lunes en el mercado de Chicago (ayer descendió 1% y se ubicó a u$s 605,82) fue acompañado por una evolución del maíz y el trigo, lo que volvió a movilizar a los productores de la provincia. A pesar que el ciclo está casi en su ocaso, el movimiento interesó en volver a sembrar en invierno y preparar la tierra para la soja de primera en verano.

 

La seca en el norte del continente trajo sosiego y alivio para la producción primaria en el sur del continente, y la economía, de parabienes.

 

“Hoy los productores están queriendo sembrar trigo y prepararse para la soja que está arrastrando todos los commodities, y aquel que en Entre Ríos no quería hacer trigo se ha movilizado para fertilizar aunque haya llegado un mes tarde. Como algo de agua cayó en el mes, en algunas zonas podrán hacerlo”, aseguró un técnico ante la consulta de si habrá tiempo para que el trigo vuelva a ser una opción en la provincia.

Este precio va a modificar el esquema del negocio del productor entrerriano, especialmente para el que arrienda, ya que con un promedio de pago de 10 quintales por hectárea está cobrando un monto aproximado a los 1.700 pesos por hectárea, precios que no veía desde hace muchísimos meses.Los analistas consideran que estos valores harán que los pueblos del interior del país se vean beneficiados porque la reactivación compensará cualquier caída que se pueda producir y porque los Estados –nacional, provincial y municipales con el Fondo Federal Solidario–, por los ingresos en concepto de derechos de exportación, se verán más aliviados, lo que, a su vez, permitirá sostener la inversión en obra pública.

 

Arrastre. Si bien los especialistas consideran que en Entre Ríos es poca la soja que queda por comercializar en manos de pequeños productores, los que aún retienen deberán desprenderse en el segundo semestre del año, marcando un ingreso de divisas que se volcará al mercado con un efecto importante, con una bocanada de aire fresco para las cuentas públicas.

“Hemos visto un movimiento importante en el campo estos días y se vuelve a hablar de sembrar trigo, aunque me parece que el precio a futuro tan alto como el que tenemos para diciembre llegó un mes tarde”, explicó un importante productor al asegurar que no fue tanto el precio de la soja sino el del trigo mismo el que impactó en el ánimo de los productores, aunque reconoció el efecto arrastre.

 

Superficies

 

En 2011 la superficie sembrada con soja cayó de 1.200.000 hectáreas a 1 millón en beneficio de cultivos alternativos. Con la suba de su valor, entienden algunos, se recuperará la intención de siembra y se estima que superará las 1,3 millones de hectáreas en la próxima campaña. Según el sistema Siber de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, en la actual campaña se cosecharon 2.660.154 toneladas, 12% (358.087 tn) menos que en el ciclo 2010/11 cuando se recolectaron 3.018.241 toneladas. El rendimiento promedio se ubicó en 2.120 kg/ha. El informe reveló que en la campaña 2011/12 el área destinada a soja totalizó 1.254.670 hectáreas (ha). Del total implantado, la soja de primera abarcó algo más del 75% con un rinde promedio provincial de 2.208 kg/ha y representó el 78% de lo producido. La soja de segunda representó aproximadamente el 25% de lo sembrado, su rinde promedio provincial se posicionó en 1.853 kg/ha y esto le permitió llegar al 22% de las toneladas totales. Para el presidente de la Asociación Cadena de la Soja, Miguel Calvo, “en la medida en que el beneficio de valores de estos altos precios de hoy se vaya pasando a la nueva cosecha va a significar que se pueda hacer traslativo a una gran superficie; superar los 19 millones de hectáreas es lo que genera expectativa”.

 

Fuente: eldiario.com.ar

 

 

× HOLA!