Rectángulo Image

Entrevista de El Heraldo a Jorge Busti

Jorge Busti, el concordiense ‘‘fanático’’ de River, cuenta su vida y por qué desea gobernar la provincia por cuarta vez. Busti no cree que «una elección sea una guerra donde se mata o se muere. Simplemente es una competencia democrática y, en base a ello la gente elige. El 23 de octubre se gana con el acompañamiento de los entrerrianos.

No vaya a ser, pontifica, que esta vez suceda lo mismo, como en tres oportunidades anteriores, me presenté como punto y terminé de banca…». Marca sus diferencias con el gobernador Sergio Urribarri y, en declaraciones a El Heraldo, cuenta intimidades de su vida e historia personal y política en un coloquio informal, impregnado de historias, vivencias, nostalgias, propuestas y aspiraciones.

 

 

Como millones de argentinos, es nieto de inmigrantes italianos, orgulloso de su padre que trabajó durante 38 años en los ferrocarriles, en la época de oro de las empresas del Estado, quien se fue de este mundo el 7 de junio de 1957, cuando yo solo contaba con 9 años. Al igual que él amante del deporte, «fue un gran remero del Club Regatas» de nuestra ciudad. Apasionado simpatizante, «fanático» de River Plate, al punto de sufrir «mucho cuando pierde» y ni hablar de la actual situación «inédita en la que estamos jugando en el Nacional B».

Serían incontables los rasgos distintivos que conforman la personalidad y apetencias de Jorge Pedro Busti, un apasionado lector que gusta indagar sobre la historia de Entre Ríos, de nuestro país, pero fundamentalmente de la etapa en la que el general Juan Perón vivió exiliado en España, que opina «esta bastante escondida». Apasionado recuerda «la tremenda capacidad de estadista, que tuvo el fundador del Movimiento Nacional Justicialista, su impronta y su amor la Patria, a 10 mil kilómetros, sin celulares ni Internet en la conducción, mientras en Argentina surgía un espacio «lleno de traidores que querían hacer el peronismo sin Perón, argumentando que el líder estaba viejo» para sostener en sus puños las riendas del partido.

No puede disimilar la transformación que se produce en su rostro apacible cuando lo recuerda como «la persona que mantuvo vivo el peronismo» y regresó al país «después de todo lo que le ocurrió con un mensaje de Unidad Nacional, sin tener rencor con nadie», retrotrayéndose en la política a los tiempos del famoso almuerzo en el restaurante Nino, donde en una mesa selló la paz y cultivó la amistad de aquel viejo adversario radical, Ricardo Balbín, quien a la postre sería el orador que lo despediría a su muerte con un discurso conmovedor que hizo llorar a millones de argentinos.

«Una mezcla vasca y tana»

Nacido en nuestra ciudad el 18 de octubre de 1947, padre de tres hijos: Florencia, Pablo y Patricio y abuelo de Natalia (hija de Florencia), Lila (de Pablo) y Marcos (de Patricio), casado con su compañera de toda la vida y actual diputada nacional, Cristina Cremer, a quien conoció en el fragor de la militancia de las duras épocas de la dictadura, en los tiempos del partido militar, que con similares objetivos emergencia en el escenario nacional con diferentes rostros.

Detiene unos segundos su relato para involucrarse en aquella época «las del Cordobazo y el Vivorazo» (expresiones populares masivas contra gobiernos totalitarios de uniforme) y rememora «Cristina me acompañó siempre, desde el mismo momento en que nos conocimos, a mi lado, dándome apoyo, en tiempos en que sufrí en carne propia la persecución política».

Oriunda de Córdoba, cimentó con el devenir de los años una relación de amor y respeto con su esposa.

«De hecho, puntualiza, mi segundo hijo, Pablo, cuando yo estaba detenido por la dictadura en el Área Militar 225, a cargo del «nefasto coronel» Dasso, al que mucha gente de la sociedad civil de Concordia de aquella época le rendía pleitesía y le suministraba informes, los cuales «costaron la vida a los concordienses»

Este descendiente de abuelos maternos vascos y paternos italianos (a quienes no conoció), dedica una parte de su relato para recordar a sus padres Roque Basilio Busti y Maria Isabel Orcoyen, de ese matrimonio es hijo único, pero, comenta, su padre era viudo de un matrimonio anterior del que tenía tres hijos Enrique César y Alfredo Roque, ambos fallecidos y Nora María, a quien con simpleza y profundo sentimiento llama «mi hermana que vive en Concordia».

Un segmento especial dedica al recuerdo de su madre, María Isabel, «que fue una de las primeras peritos mercantiles mujeres» de nuestra ciudad; recibida en la Escuela de Comercio Profesor Gerardo Victorin que comenzó a trabajar cuando quedo viuda, en las oficinas de la petrolera Shell y en el sector administrativo de un establecimiento agropecuario llamado «La Fraternidad».

No oculta sentimientos en ese recuerdo y desliza «de ella tengo los ejemplos de la fuerza, el trabajo sin descanso, del sacrificio diario, los consejos de que todo en esta vida se consigue con esfuerzo,»no aflojando nunca ante la adversidad y su tremenda solidaridad con los mas pobres, dentro de sus posibilidades». La define como «una gran ama de casa, muy religiosa, practicante de la Iglesia Católica»

La militancia política, el estudio, los amigos…

Busti, que acapara el conocimiento del ciento por ciento de los entrerrianos, tres veces gobernador de la provincia, dos intendentes de nuestra ciudad, una vez diputado y senador nacional y actual presidente de la cámara baja de Entre Ríos, aspira a un cuarto mandato.

Pero antes de internarse en la actualidad política no puede soslayar sus orígenes de militancia, a los 15 años en el marco de lo que se llamaba Revisionismo Histórico, el Nacionalismo Popular y el posterior descubrimiento del peronismo «como la genuina expresión del pueblo trabajador argentino»

 El coloquio no es «ordenado» y avanza y retrocede en la historia personal del entrevistado, de manera natural y como si junto al periodista estuvieran «en una charla en una mesa de café».

«Cursé mis estudios primarios hasta 4to. Grado en la Escuela Mitre y 5to y 6to.lo hice en la Almafuerte (de esta ciudad) que estaba a una cuadra de mi casa. Luego de recibirme de perito mercantil en la Escuela de Comercio Gerardo Victorin, me fui a vivir a Córdoba donde me gradué como abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de la capital de esa provincia, donde sobrevivía con las remesas de dinero que me enviaba mi madre y lo que obtenía trabajando los fines de semana en Sadaic (Sociedad de Autores y Compositores de Música).

«Viví la tristeza mas profunda de mi vida cuando faltándome dos materias para recibirme de abogado, falleció mi madre, el 2 de febrero de 1974», apunta al cronista.

«Jorge» como lo llaman sus íntimos (y en muchos lugares Pedro), allegados, empleados y simpatizantes hace un culto de la amistad «de la verdadera amistad», advierte y se «vanagloria de contar con amistades de toda la vida. La mayoría de ellos, dice, no tienen actividad política y los conozco desde niño. Muchos son empleados, otros profesionales, comerciantes, trabajadores… disfruto cuando puedo hacerme un tiempo para compartir una mesa con ellos.

Gustos culinarios, River y la actualidad

Confiesa que sus gustos culinarios «son absolutamente sencillos, como lo que todo el mundo, aunque lo que más me gustan son las pastas caseras».Sin rubor comenta que «soy malo para cocinar», salvo alguna «cosa sencilla .si no tengo que trabajar acompaño el almuerzo o la cena con una copa de vino tinto, como es la costumbre de todo buen «descendiente de tanos»

Ante la pregunta «obligada» llega la respuesta extendida «sintetizo mi fanatismo por River en dos ídolos, uno de mi niñez, que era el mejor arquero del mundo, Amadeo Carrizo, y dentro de la cancha la garra y la prestancia que tenía Daniel Passarella, el actual presidente del club.

«Soy tan fanático, que siempre trato de acomodar mis horarios donde esté para ver los partidos de River ahora que estamos en la B soy más hincha que nunca, y aunque esté en algún lugar distante, trato de hacerme un tiempo para verlo, sea en un comedor, en la ruta o en mi casa con mi familia que aguanta mi pasión.

¿Por qué el deseo de ser gobernador por cuarta vez?

«He formado un equipo joven de trabajo, los cuales integran el 45 por ciento de las listas de candidatos del Frente Entrerriano Federal. De hecho, alega, el presidente del partido es Jorge Gamal Taleb, de 34 años y candidato a intendente de Diamante.En tanto que el apoderado legal es un brillante abogado de 28 años, José Reviriego, el cual fue medalla de honor en su facultad a los 25 años».

«Estamos formando una nueva generación de dirigentes, con capacidad, militancia y vocación de servicio.Tenemos ideas nuevas y experiencia para gobernar mucho mejor la provincia.Creo sinceramente que, con mi humilde experiencia y este equipo puedo dar un salto cualitativo para Entre Ríos»

«Goberné con (Raúl) Alfonsín, y no era radical, con (Carlos) Menem sin ser menemista y con (Néstor) Kirchner, sin ser kirchnerista. Con todos mantuve una relación política madura, mediante el diálogo, pero siempre defendiendo y representando los intereses provinciales. Mis administraciones fueron ordenadas, pago de sueldos, jubilaciones y pensiones los últimos días del mes. Con obras que todos conocen como el puente Rosario-Victoria, el gas natural, viviendas, escuelas, hospitales de última generación, caminos y otras tantas que hoy se han inaugurado en la actual gestión».

Con seguridad afirma que «siempre tuvimos el eje centrado en todos los entrerrianos. Entendemos que hoy hay un abandono de las personas, de los jubilados, los docentes, los trabajadores públicos y privados»

¿Por qué «Cielo» Petit para la intendencia de Concordia?

«Es una mujer altamente capacitada en todos los temas municipales y dialoga y trabaja con todos. En mi última gestión me demostró su tremenda capacidad de gestión a cargo de organizar todos los municipios que estaban desfinanciados por la crisis de 2001.Muchos de ellos con deudas en dólares. Algunos tenían un endeudamiento de dos presupuestos, por ejemplo, Villa Paranacito.Petit consiguió un marco legal para refinanciárselas hasta 2015 en pesos y la provincia se hizo cargo de la deuda en dólares».

El gobernador Urribarri…

«Todos saben que mis diferencias con él son bastante grandes, por lo cual tomé este nuevo camino, siguiendo las enseñanzas de Perón que el partido Justicialista es una simple herramienta electoral y lo que realmente es trascendente es sentirse parte del Movimiento Nacional Peronista. Para eso hay que respetar el pensamiento vivo del general Perón y el ejemplo imborrable de solidaridad de la compañera Evita. Creo que en el oficialismo hay mucha soberbia, mucha ostentación y se gasta mucho en marketing, publicidad y cuestiones poco trascendentales».

Conceptos finales

El coloquio extenso concluye con una definición terminante de Busti; «No creo que una elección sea una guerra donde se mata o se muere. Simplemente es una competencia democrática y, en base a ello la gente elige. El 23 de octubre se gana con el acompañamiento de los entrerrianos. No vaya a ser, pontifica, que esta vez suceda la mismo, como en tres oportunidades anteriores, me presenté como punto y terminé de banca…»

El Heraldo

× HOLA!