Rectángulo Image

Homicidio seguido de suicidio en nuestra ciudad


Llegada la medianoche de ayer miércoles, se hizo presente en la Sección Judiciales de la Jefatura Departamental la prima de la víctima femenina para radicar una exposición con motivos de solicitar el paradero de la misma.

En su relato informa el domicilio de la misma en Maipú 489, destaca que hacía tres días que no podía verla ni contactarse, e informa que ésta convivía con un oficial de la fuerza policial destacado en Rincón de Nogoya.
Ante tal situación se inician las pertinentes investigaciones tendientes a localizar a la femenina, es por ello que se recaban datos sobre domicilios que frecuentaba, telefonía celular que utilizaba, aportes de los vecinos, pero todos los esfuerzos fueron insuficientes.
Todo esto motivó la hipótesis de que dentro de la finca que ambos alquilaban se podrían encontrar indicios concretos, ya que aún a altas horas de la madrugada, a pesar de no ser atendidos, había luz y se escuchaba la televisión encendida.
Por tal razón, se hizo presente el Fiscal Dr. Ignacio Telenta, quién contando con la autorización del Juzgado de Garantías, procedió a constatar todas las aberturas del domicilio en cuestión para poder ingresar y determinar el estado de la mismas, donde se establece que ninguna de ellas tenía signos de violencia, por lo que se decidió abrir la ventana del frente.
Hecho esto, de inmediato se sintió un fuerte olor nauseabundo y se pudo observar que en el único dormitorio que posee la unidad habitacional yacía el cuerpo sin vida del citado funcionario policial.
Acto seguido, a partir del ingreso del personal de la Sección Criminalística, se encontró a escasos tres metros, pero ya en la cocina comedor, a su actual pareja también sin signos vitales.
Posteriormente, una vez abierta la puerta principal, la escena del crimen y los cuerpos fueron inspeccionados las autoridades forenses determinándose que los cadáveres databan de más de veinticuatro horas y que ambos cuerpos tenían disparos de arma de fuego, presumiblemente calibre 9 mms. Ya que se encontró en la escena el arma reglamentaria del policía.
Es importante señalar que se descarta la participación de otra persona en la escena del hecho de sangre, como asimismo el móvil de un robo o delito contra la propiedad, mientras que al no existir constancias policiales sobre denuncias de violencia de género de ninguna de estas dos personas, se presumiría que el triste desenlace tuvo su origen en instancias íntimas de las víctimas.
Gualeguay21

× HOLA!