Rectángulo Image

Homicidios: Casualidades, causalidades y políticas

Desde el Gobierno de Entre Ríos advirtieron que se produjo un incremento de la cantidad de homicidios en la provincia durante el año pasado, aunque aún está lejos de los niveles de años anteriores al 2019. Una revisión de las estadísticas, junto con un análisis de las causalidades de los delitos y de las casualidades de los homicidios permite estimar la efectividad de las políticas públicas en seguridad, año a año, en la provincia, en sus grandes ciudades y en Gualeguay.

Según las estadísticas, en 2023 hubo 40 homicidios en la provincia, contra 32 del 2022, lo que arroja un aumento del 25 porciento, pero esa cantidad de hechos del año pasado todavía es menor a los 47 del 2021, a los 50 del 2020 y a los 66 del 2019. Otro dato curioso es que Paraná y Concordia concentraron 30 hechos, un 75 porciento del total, proporción que significa un repunte respecto del 53 porciento del año pasado, e, incluso, del 71 porciento del 2019.

Por su parte, Gualeguay cierra un año sin homicidios después de los 3 del 2022, pero las estadísticas demuestran que la ocurrencia ha oscilado a lo largo de los últimos 12 años entre 0 y 3 hechos por período, colocando el promedio en 1,75 homicidios por año.

De todo esto se desprende que los homicidios habían bajado en la provincia desde el 2019 hasta el 2022, de la mano de las bajas en Paraná y Concordia, mientras que en el resto de los departamentos la ocurrencia se mantuvo oscilante.

Causalidades y casualidades

En general, por su propia naturaleza, los homicidios suelen ser imprevisibles, pues acostumbran ocurrir en espacios privados o por móviles de índole privado, en situaciones que no suelen ser previsibles por el Estado. Pero, lamentablemente, esta naturaleza de los homicidios ha cambiado mucho en los últimos tiempos, ya que, más allá de los ámbitos y móviles, han sido facilitados por una aguda ausencia del Estado en prevención y minoridad.

Más allá de ésto, las estadísticas demuestran que los hechos de sangre crecen o disminuyen conforme lo hacen los delitos en general, a la vez que éstos hacen lo propio según se implementen o no medidas de prevención del delito. En otras palabras, la realidad demuestra que una presencia activa y concreta de la Policía en el territorio desalienta la comisión de delitos, y, por ende, la de homicidios.

Ahora bien, eso no es lo único que impacta en los homicidios, en especial cuando ha crecido en éstos la participación de menores, sino que también influye en estos crímenes una política de minoridad efectiva resolviendo en el propio territorio los problemas sociales que facilitan el ingreso de los niños primero a la droga y luego al delito.

El ejemplo de Gualeguay

Un repaso de la realidad de Gualeguay durante los años 2022 y 2023 ofrece un panorama bastante claro de la relación entre la comisión de homicidios y delitos en general, y la aplicación de políticas de prevención y minoridad.

Por ejemplo, en la muerte de Jesús Fernández en el Parque Quintana la noche del Año Nuevo 2022 a manos de una horda infantojuvenil, si hubiese habido personal policial presente en ese lugar, donde se sabía que confluirían miles de vecinos, es probable que aquello no hubiera ocurrido. Del mismo modo, tal vez una presencia regular de efectivos o móviles en el barrio Plan Evita, o en cercanías del Club Libertad, podría haber desalentado los homicidios de Horacio Moyano y Edgardo Valbusa.

De ese mismo modo, la ausencia de homicidios en Gualeguay durante 2023 puede haber obedecido a la política policial implementada a partir de mediados del 2022, la cual dispuso una importante presencia activa de uniformados en la calle.

Ahora bien, y más allá de una prevención efectiva o no, es importante destacar que en esos tres homicidios participaron menores, todos bien conocidos por la Policía, por el Copnaf y por la Justicia. Ésto expone una grave inacción de las agencias involucradas, la cual terminó permitiendo, en los tres casos, la muerte de inocentes.

Conclusión

Indudablemente, la génesis del delito, en general, y de los homicidios, en particular, hoy está teniendo lugar en la calle, espacio en el cual se refugian los menores captados por la droga y alistados en el delito. Cuando éste espacio queda liberado, se desata el delito y, con él, los homicidios. Así lo confirman los índices actuales de la provincia y los ejemplos de Gualeguay en 2022.

Siendo que en la provincia no se llevan adelante políticas efectivas de minoridad que atiendan la expulsión de menores del hogar hacia la calle, la ocurrencia de delitos comunes y homicidios queda en las exclusivas manos de la Policía y la eficiencia de su accionar preventivo en el territorio.

Claro está que ese accionar a veces resulta insuficiente, y eso se refleja con contundencia en las estadísticas, disparando los índices. Así lo demuestran las últimas estadísticas difundidas, de las cuales se desprende que, en 2023, no se atendió la minoridad, a la vez que se descuidó la prevención en la provincia, en particular en Paraná y Concordia, mientras que en Gualeguay se reforzó.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!