Rectángulo Image

La importancia del turismo y su efecto derrame

No es una novedad ni espontáneo. El turismo, que en Argentina se originó a partir de las inversiones de Pequeñas y Medianas Empresas, se viene consolidando fuertemente en todo el territorio nacional como una de las actividades socioeconómicas de mayor impacto, con un espíritu distributivo e inclusivo.

Por su condición de transversal, el turismo atraviesa y une a todas las actividades económicas del mercado interno y el mercado externo, genera riquezas y por ende mejora la calidad de vida, alcanzando no sólo a los actores primarios, sino a toda una sociedad. Es inevitable, entonces, que el turismo como una de las principales actividades socioeconómicas del país, sea apropiadamente planificado en pos de la  sustentabilidad y armonía con el medio ambiente.

 

 

 

En Argentina, el turismo surgió por el impulso de Pymes hoteleras, gastronómicas y de servicios, que invirtieron y trabajaron para fijar las bases de la actividad. Recién después de varias décadas, el sector se vio favorecido por diferentes acciones exitosas como: nuevas infraestructuras, tipo de cambio, frecuencias aéreas, capacitación y profesionalización del sector, aportes de organizaciones gremiales, y variables coordinadas con una política de Estado acertada del gobierno nacional, que en la actualidad se jerarquiza con la creación del Ministerio de Turismo de la Nación, la nueva Ley de Turismo Federal, la programación de fines de semanas largos y puentes, las leyes de turismo provinciales y el desarrollo de planes estratégicos sustentables a lo largo y ancho del país.

No es una novedad ni un hecho espontáneo que el turismo se viene consolidando fuertemente en todo el territorio nacional como una de las actividades socioeconómicas de mayor impacto, esto es una consecuencia del efecto expansivo que genera  en los ingresos que produce beneficio  los distintos sectores .

En orden a ello, los destinos turísticos con identidad y diferenciación propia, de calidad, competitivos y sustentables, son los que pueden transformarse en acciones concretas de desarrollo local, con la participación activa de sus actores, y con beneficios económicos para toda la sociedad.

Fuera de ellos, aparecen en la provincia potenciales destinos que requieren de la realización y aplicación de un Plan de Calidad y Competitividad Sustentable. Estas premisas son el camino para mejorar la calidad y competitividad de la actividad, las condiciones de vida, y los espacios y servicios con indicios de desarrollo. En definitiva, para funcionar como factor de atracción y diferenciación de algunos destinos, lo que se traduce en la jerarquización de los componentes urbanos.

Este modelo de ciudad, que proyecta una doble gestión territorial pública-privada, propicia a los ciudadanos y organizaciones locales asumir un grado de participación y responsabilidad en el proceso de mejora permanente de la calidad socio ambiental y la competitividad económica; y en la toma de decisiones, la ejecución y el necesario mantenimiento.

Sebastián Bel, presidente de los Profesionales Asociados de Turismo de Entre Ríos (Proaturer) e integrante de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), para Gualeguaychú a Diario

× HOLA!