20 julio, 2024 9:10 pm
Rectángulo Image

La Justicia lo mantuvo preso a sabiendas de su inocencia

Al hombre, la Justicia de Gualeguay lo acusó de un abuso sexual infantil, y lo tuvo preso durante casi 10 meses, no solo con audiencias irregulares, sino a sabiendas de su inocencia. La semana pasada, Gualeguay21 expuso el plan de cargarle a uno un crimen perpetrado por otro en un contexto de prostitución. Estos días, entre otras pruebas que demostraron su inocencia, se supo que las pericias médicas indicaron posterioridad al último contacto del acusado con la víctima. En la tarde de ayer viernes, el hasta entonces preso fue declarado inocente por un jurado civil, y quedó libre. Finalmente, anoche, el hombre volvió a su casa, junto a su mujer y sus hijos.

Él tiene casi 30 años, una familia que nunca lo abandonó, tenía trabajo, y volvió a vivir a su casa, en su barrio. En septiembre de 2023, lo metieron preso por la violación de una pequeña niña. Desde aquella mañana, nunca más volvió a su casa. Le dictaron prisión preventiva, la que se debe dictar por temor a que entorpezca la investigación o se pueda fugar, y la cual, según la Justicia, él renovó varias veces a pesar de ser analfabeto e ignorante de estas cuestiones. De saber lo que hacía no lo habría hecho. Curiosamente, tuvo varios abogados locales, hasta que la familia tuvo que contratar uno de afuera.

Durante estos meses, la familia aportó pruebas que demostraban que el hombre era inocente, pero, sistemáticamente, fueron descartadas por la fiscalía del Dr. Rodrigo Molina. Incluso fue ignorada la denuncia de la abuela sobre las declaraciones de la nena apuntando a otra persona, en contra de una Cámara Gesell aparentemente manipulada.

Afortunadamente, durante las audiencias celebradas en la Sala Nº 1 del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, la defensa de los Dres. José Ostolaza y Pablo Sotelo, de Concepción del Uruguay, pudo incluir algunas de estas pruebas, otros testimonios, y, fundamentalmente, logró que declare la abuela materna de la niña, que vive en otra provincia.

Pero lo más grave surgido durante las recientes audiencias de juicio fue el resultado de las pericias médicas realizadas a la criatura cuando fue denunciado el hecho, en agosto de 2023. Las mismas terminaron horrorizando a la sala de audiencias y al propio jurado, ya que arrojaron entonces que la agresión había sido posterior al último contacto con el acusado, lo que significaba que su agresor no estaba preso, sino libre.

Al cabo de este juicio, ayer viernes por la tarde, ante la contundencia de lo expuesto en las audiencias, y ante la impotencia del Fiscal Molina y del abogado querellante, Dr. Ricardo Monzón, el jurado dictó su veredicto de no culpabilidad, y el vocal Dardo Tortul, quien presidió el Tribunal, dispuso la absolución y la inmediata libertad del inocente.

Por último, este fue el nanogésimo cuarto (94) juicio que se desarrolló en la provincia de Entre Ríos desde que se implementó este sistema de juzgamiento penal, y, esta vez, se hizo justicia. Pero esta sentencia también desnuda injusticias que saldar de uno y otro lado del mostrador, y, primordialmente, disponer la protección de la criatura que debió haberse ordenado 10 meses atrás.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!