Rectángulo Image

Llegó la respuesta al viejo reclamo por presencia policial efectiva en la ciudad

En la tarde de hoy martes, desde la Jefatura Departamental de Policía se dispuso un extenso operativo de controles a lo largo y a lo ancho de toda la ciudad. La medida adoptada por las autoridades locales es, aunque tardía, una respuesta a la crisis de inseguridad que quedó al desnudo a partir de las muertes de Jesús Fernández y Horacio Moyano. Según explicaron, se trata de un “megaoperativo de saturación”, de acuerdo a lo definido por la propia fuerza, para el cual se afectaron más de 100 uniformados y alrededor de 20 móviles entre identificables y no identificables, tanto de la propia Policía de Entre Ríos como de otras fuerzas.

Se trata de una medida que viene siendo reclamada por la ciudadanía gualeya desde hace mucho tiempo, y con un clamor mayor desde las muertes de Fernández y Moyano a principios de este año, pero, hasta ahora, no tenían respuesta de las autoridades políticas de la ciudad, o de la provincia. Finalmente, a las 17 horas de hoy, el nuevo Jefe, el Comisario Jorge Sosa, puso en ejecución un megaoperativo  de saturación con el fin de “prevenir y minimizar la cantidad de conductas delictivas y contravencionales que pudieran ocurrir, tanto en las zonas sensibles como en todo el territorio departamental”.

A los efectos de una planificación adecuada y efectiva, la Jefatura de este departamento, y su área de Operaciones, tuvieron en cuenta los estudios estadísticos propios, y diagramaron las tareas con el objeto de dar respuesta donde más se necesite, en los sectores más sensibles, y, a la vez, que el vecino se sienta acompañado, cuidado y contenido. Al mismo tiempo, la medida pretende que aquellos que circulan conforme la ley, puedan hacerlo tranquilos, sabiendo que su policía está poniendo todos sus recursos en acabar con la inseguridad.

Para esto, se afectaron, además, cinco funcionarios de la Guardia de Prevención, un oficial de la sección Asuntos Judiciales, personal de Comisaria de Minoridad, dos funcionarios de la Sección Canes, con dos de sus perros adiestrados, cuatro funcionarios de la Sección Montada, personal de la División Secretaría General y personal de la División logística. A éstos se sumaron uniformados de todas las comisarías del interior del departamento Gualeguay, todos a cargo del Comisario Mayor Jorge Andrés Sosa, y del Comisario Inspector José María Pérez.  

Como resultado, al cabo de intensas cinco horas de tareas, este megaoperativo de saturación arrojó las retenciones de 13 motos y 1 auto por no poder acreditar la titularidad, mientras que se procedió a identificar a 164 personas.

De este modo, en la tarde y la noche de hoy, la ciudadanía gualeya volvió a sentir una presencia policial cerca a su casa. No es el vigilante de la esquina, tal cual se acostumbraba a mediados del siglo pasado, pero si es una solución efectiva a la altura de los recursos disponibles. Ciertamente, la frecuencia y la continuidad de esta política de seguridad serán cruciales para los resultados, razón por la cual la sociedad civil gualeya deberá comprometerse con el tema y gestionar lo necesario para que ello sea así.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!