16 julio, 2024 12:47 pm
Rectángulo Image

Mons. Lozano bendecirá este martes el Cinerario de la Parroquia San Antonio

El obispo Jorge Lozano visitará este martes 23 de abril la ciudad de Gualeguay, para bendecir y dejar inauguradas las obras de construcción del Cinerario de la Parroquia San Antonio. Mons. Lozano presidirá la Misa en el templo parroquial a las 19.00 hs. donde además bendecirá el nuevo ambón (altar de la Palabra) recientemente instalado. Concluida la misa, el obispo dará la bendición al lugar especialmente construido para depositar las cenizas de los difuntos en el antiguo baptisterio del templo.

El ambón que bendecirá Lozano es el lugar desde donde se leen las lecturas de la Biblia durante la Misa. Construido en mármol en consonancia con el estilo del altar principal, el mismo se ha realizado para adecuar la iglesia a las normas litúrgicas que destacan la importancia del lugar desde donde Dios habla a su pueblo.

Por su parte, el Cinerario Parroquial es un lugar digno para depositar las cenizas de los difuntos de los miembros de la comunidad y sus familiares, de acuerdo con la tradición cristiana sobre el cuidado y la veneración del cuerpo de los fieles y atendiendo a las necesidades que plantea la vida urbana moderna.

Los restos de los difuntos que fueron cremados y reducidos a cenizas, pueden encontrar su descanso definitivo en este cinerario, dentro del ámbito de la parroquia.

La Iglesia no prohíbe la cremación. Los católicos pueden elegirla, siempre que de ninguna forma exprese una negación de la enseñanza de la dignidad del cuerpo, creado por Dios Todopoderoso para ser un templo del Espíritu Santo y destinado a compartir plenamente en la resurrección de los justos en el Ultimo Día.

Por eso hay que subrayar que “los restos cremados de un cuerpo deben ser tratados con el mismo respeto dado a los restos corporales de un cuerpo humano. La disposición final siempre debe reflejar la creencia cristiana en la resurrección corporal y el respeto que se le ofrece al cuerpo humano aún después de la muerte. Velando por la dignidad de las personas, la Iglesia, aconseja vivamente sepultar las cenizas en un lugar especialmente consagrado donde los creyentes puedan reunirse una y otra vez a orar por sus seres queridos. Es decir recomienda no mantener las cenizas en casa, ni esparcidas en el mar, en el aire o en algún parque o jardín.

En Gualeguay contaremos ahora con un Cinerario en donde podemos guardar las cenizas de nuestros difuntos queridos, allí donde podemos tenerlos muy cerca, en un espacio que sabemos nuestro.

× HOLA!