20 julio, 2024 11:17 pm
Rectángulo Image

Ni vencedores ni vencidos

Una mañana gris fue el marco que le tocó en suerte. La tibia manifestación solo se interrumpió un par de veces por unos estruendosos petardos. Finalmente se juntaron frente a la puerta para entregar un inocente petitorio que solo logró que el gobierno confirme su posición. Solo era el ocaso de una etapa.

No basta con ser

 

 

 

Hay que parecer. Y en eso falló el intento del ruralismo entrerriano por rechazar un excesivo y arbitrario aumento del impuesto inmobiliario.

La complejidad técnica del reclamo, combinada con el brillo de las flamantes cuatro por cuatro y el juego sucio del poder político provincial, terminó dando por tierra su legítimo reclamo.

No basta con parecer

Hay que ser. Y en eso falló el intento del gobierno provincial por proyectar la imagen de un poder comprometido con la distribución de la riqueza cuando se hace claro que el objetivo es recaudar.

El desprecio por un sector, combinado con una urgente avidez de efectivo, terminó exponiendo la verdadera intensión gubernamental, caja para pasar la coyuntura.

El silencio de los inocentes

Un punto en común. Ambos subestiman al pueblo, que, poco a poco, va formando sus conceptos, más allá de que vote de una forma o de otra.

Cada día el pueblo mira un poco más allá, solo porque sabe que en ese horizonte está comprometido su futuro.

Cada día, en silencio, el pueblo, inocente, va escribiendo el futuro ante la mirada corta de una dirigencia inexistente.

Ideología o resentimiento

Esa es la cuestión. El destino devolvió a la mesa términos y actitudes que resucitaron odios y rencores, que fomentan el separatismo y que promueven un funcional antagonismo.

Ese potenciado resentimiento no es tal sino una mera táctica de dividir para reinar.

En esta sucia jugada, la ausencia ideológica quedó expuesta desnuda.

Resultado

El victorioso poder solo ve la caja, la dirigencia no conoce el juego, y el pueblo solo observa las jugadas esperando, algún día, una nueva oportunidad.
Mientras tanto, no se vislumbran vencedores ni vencidos.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!