Rectángulo Image

Promueven cambios a la Ley provincial de apicultura

Entre Ríos es la segunda provincia con mayor producción y exportación de miel en la Argentina; El proyecto con modificaciones está en la cámara de Diputados; La norma actual es de 1984.

Un proyecto del diputado justicialista Diego Lara plantea modificaciones a la norma sancionada en 1984. Entre ellas, la creación de un fondo de promoción y fomento de la actividad y medidas estatales de sanidad. Entre Ríos es la segunda provincia con mayor producción y exportación de miel en la Argentina. De las 73.000 toneladas producidas el año pasado a nivel nacional, casi 20% fue producto de las colmenas entrerrianas, siendo la apicultura una de las economías regionales estratégicas destinataria de los programas para el crecimiento, diversificación y agregado de valor.

 

 

 

No obstante, la franca expansión del sector y su crecimiento en calidad y cantidad, desde el año 2012 la situación ha sido complicada debido fundamentalmente a las condiciones climáticas. En ese contexto de crisis del sector, el gobierno de la Provincia ha declarado la emergencia apícola para productores de los departamentos Concordia y Federación ya que los mismos sufrieron pérdidas de más del 50 %, las que se deben a la falta de floración de los cítricos afectados por las heladas del año pasado. Desde el sector vienen planteando su preocupación por diversos temas que atraviesan a la actividad, por un lado la escasa cosecha que se ha obtenido debido a la falta de floración en los campos; y por otro el aspecto sanitario, ya que por las malas prácticas, año a año se sufren pérdidas importantes por la mortandad de las colmenas.

La ley de Apicultura vigente en la Provincia es la Nº 7435 sancionada en 1984, que, además de declarar de Interés Provincial la misma; regula la tenencia, explotación y crianza de las abejas domésticas y todo lo relacionado con la actividad. Esta norma creó, además, el Registro Provincial de Apicultores y el Consejo de Asesoramiento y Promoción Apícola. Si bien actualmente, la misma se encuentra operativa, en 29 años, se han producido cambios sustanciales en el tratamiento de la actividad.

Ante esta situación, el diputado justicialista Diego Lara presentó un proyecto de ley que apunta a modernizar la legislación apícola en la Provincia, contemplando modificaciones parciales que tienden a incluir en la norma todos los rubros que conforman la actividad: producción, industrialización y comercialización, en consonancia con los objetivos planteados por el área provincial correspondiente. A esos fines en el articulo 17 crea un fondo especifico (Fondo de Promoción y Fomento de la Actividad Apícola) mediante el cual el Consejo de Asesoramiento y Promoción Apícola impulsará créditos productivos y la asistencia al sector en situaciones extraordinarias.

Cambios

El Fondo estará destinado a la implementación de programas provinciales de créditos para la compra de insumos, bienes y servicios vinculados con la producción o comercialización de productos apícolas. También propone atención de contingencias de tipo climáticas, de mercado, sanitaria o cualquier otra situación de carácter grave y extraordinaria. Dentro de la redacción del proyecto se destaca que el Estado provincial incorporará “el consumo de miel al menú de los comedores escolares y comunitarios con subsidio estatal”.

Igualmente se señala que el Ministerio de Producción deberá elaborar, dentro de los 180 días posteriores a la sanción de la ley, un relevamiento sanitario a los fines de determinar “con precisión el grado de incidencia de las principales enfermedades que afectan a la población apícola”, y un programa de control sanitario “coordinado con organismos públicos y privados, provinciales y nacionales, que tengan injerencia en la actividad apícola, así como también con técnicos especializados y organizaciones, cooperativas y grupos de productores de las enfermedades que impliquen un riesgo para la actividad”.

Respecto de las fumigaciones, el proyecto de ley señala que quienes realicen regularmente “aplicaciones aéreas o terrestres de productos fitosanitarios en sitios próximos al emplazamiento de apiarios, deberán informar a los apicultores de la zona, inscriptos en el Registro Provincial y a las autoridades policiales, municipales o comunales del área que recibirá el tratamiento.

Dicha comunicación se deberá realizarse en forma fehaciente dentro de un plazo que no podrá exceder de 72 horas previas a la aplicación(…) En los casos en que se detecte una plaga cuya rápida evolución amenace el deterioro o pérdida del fruto o planta, la comunicación deberá hacerse en un plazo no inferior a las 24 horas (…)”, se señala.

Igualmente se establece que la importación o ingreso al territorio provincial bajo cualquier modalidad de abejas reinas de cualquier raza, colmenas, paquetes y/o núcleos de abejas así como también productos apícolas “queda sujeta a la presentación del correspondiente certificado sanitario otorgado por la autoridad de origen, debidamente aprobado por la autoridad sanitaria local”. También se declara obligatoria la denuncia de apiarios abandonados o desatendidos.

Campo en Acción

× HOLA!