Rectángulo Image

Recurren a patota para “imponer el orden”

Ante el recalentado marco donde vecinos y los legítimos representantes del pueblo exponían claramente el avasallamiento de los derechos del pueblo violando mandatos y leyes, alguien decidió llamar a una patota para que impusiera el orden en el recinto.

Aunque tarde, apenas retirados del lugar la familia Aschkar y los ediles opositores, llegó al Museo Ambrosetti un grupo de hombres fornidos liderados por los funcionarios municipales Roberto Vilches y Marcelo Valdez.

 

 

 

Uno de estos personajes musculosos, ostentando evidente agresividad, se acercó al director de Gualeguay21, Norman Robson, quien se encontraba conversando con el concejal Javier Constantini, inquiriendo a viva vos si el periodista estaba molestando, “haciendo quilombo”, y advirtiéndole en tono alto y amenazante, apoyando su dedo índice debajo de su propio ojo derecho, que se cuidara mucho.

Acto seguido, Vilches también se acercó a Robson para preguntarle qué problema tenía.

Si bien se desconoce quien solicitó los servicios de esta gente, por el tenor de los personajes y los funcionarios, sí se puede inferir a quienes responden, especialmente si se tiene en cuenta que se quedaron junto a los concejales oficialistas dentro del Museo una vez que la oposición, los vecinos y el periodista se retiraron del lugar.

Quienes pudieron apreciar todo esto se preguntaron que hubiese pasado si esta suerte de fuerza de tareas hubiese llegado en pleno debate.

Gualeguay21.

× HOLA!