Rectángulo Image

Sanz se dirigió a sus correligionarios


Con fecha 19 de marzo de 2014, el Presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, Ernesto Sanz, se dirigió a sus amigas y amigos destacando el gusto de ponerse en contacto con ellos de cara al futuro político inmediato que les espera.

El texto de la carta:
El ciclo kirchnerista llega a su fin y los argentinos nos encontramos frente a una oportunidad extraordinaria: darnos una sociedad democrática más plena, con sus instituciones republicanas reconstruidas, estabilidad y previsión macroeconómica, mejoras intensivas en educación, un marco estimulante para la cultura emprendedora e innovativa, cordialidad en la vida pública, planificación urbana y regional, federalismo. Inviernos y veranos sin cortes de luz y muchos más días de clase efectivos. Viviendas sociales y créditos baratos de largo plazo para las viviendas de la clase media, trenes que no choquen y viajen a una velocidad del siglo XXI. Rutas y autopistas en buen estado, por supuesto.
Un futuro en que la ética y la decencia vuelvan a ser el requisito mínimo indispensable para los funcionarios públicos. Y que vayan presos los ladrones. Un país que no sea tolerante con el narcotráfico y sus redes de complicidad: que castigue a los delincuentes. Una Argentina en el que estemos seguros que el porvenir va a ser mejor que el presente.
Para asegurar el mejor de los futuros es que como Presidente de todos los radicales estoy totalmente abocado a la construcción de un gran acuerdo de principios, programas e institucionalidad con las fuerzas políticas más afines a nuestras aspiraciones de país. Para que conformemos un acuerdo grande, amplio, generoso, plural, convocante, que le facilite al ciudadano común sentirse parte. Soy muy optimista con esta creación y eso me permite ser optimista con el futuro. Estoy convencido de que este gran acuerdo es la herramienta más eficaz para alcanzarlo.
Recorrí varias veces el país, de punta a punta. Amanecí más de una vez en cada provincia, conozco las tonadas, y sobre qué horizonte se pierde el sol: me sé los problemas. Me veo reflejado en el cansancio y en la ilusión de cada mujer y cada hombre. Se los digo con absoluto convencimiento: este país necesita del radicalismo, de nuestros valores, de nuestra impronta, de nuestra decencia. Vuelve a ser nuestro momento. ¿No escuchan ustedes el rumor? Lo mejor de nosotros está por venir.
Los convoco a que en cada una de nuestras calles, barrios y ciudades seamos obreros de un noble designio: un país integrado y moderno donde podamos ser y hacernos felices.
Espero de nosotros lo mejor. Exijan de mí que esté siempre a la altura.
Gualeguay21

× HOLA!