17 julio, 2024 6:56 am
Rectángulo Image

Sin Industria no hay país, sin Pymes no hay industria

En el Día de la Industria Nacional, la comisión directiva nacional de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) emitió una declaración resaltando el significado histórico de este día como momento de reflexión sobre las políticas vigentes.

El texto enviado indica lo siguiente:

 

SIN INDUSTRIA NO HAY PAÍS, SIN PYMES NO HAY INDUSTRIA

 

La conmemoración del Día de la Industria Nacional ha significado históricamente una instancia de reflexión acerca de qué modelo productivo necesita nuestro país para consolidar un proyecto de desarrollo autónomo.

 

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) ha bregado junto con distintos sectores durante los años 90 para resistir a las políticas neoliberales, alertando a la sociedad de que “sin industria no hay país” y sin mercado interno no hay Pymes ni empleo.

 

Hoy nuestra entidad acompaña los lineamientos generales de un proyecto que fundamentalmente ha propuesto una revalorización del papel de un Estado activo, capaz de impulsar políticas económicas de crecimiento con mayor justicia social.

 

La creación del Ministerio de la Producción y la Secretaría Pyme, la recuperación del sistema previsional y empresas estatales, la reforma de la Carta Orgánica del BCRA, la nacionalización de YPF y las potencialidades de integración energética con el ingreso de Venezuela en el MERCOSUR son hitos que deben valorarse.

 

Desde APYME consideramos que para consolidar el rumbo emprendido  es preciso integrar estos avances en un marco de políticas de Estado que contemplen reformas estructurales claves.

 

En tal sentido impulsamos una modificación cualitativa del sistema financiero, que aún se rige por una normativa heredada de la dictadura que antepone la lógica del mercado por sobre el interés común.

 

También se hace cada vez más acuciante una reforma tributaria progresiva, herramienta de fondo para una genuina redistribución equitativa del ingreso.

 

Otra cuestión urgente es la efectiva regulación de la actividad de intermediación comercial, en que el accionar de grandes superficies y cadenas asociadas impacta en la formación de precios y ahoga a los segmentos más débiles.

 

La persistencia de una cúpula empresaria altamente concentrada y extranjerizada y de una matriz productiva poco diversificada constituye un serio obstáculo para avanzar hacia un sólido proyecto de industrialización.

 

Las Pymes, que son 95% de las empresas existentes y principales generadoras de empleo, no pueden competir en igualdad de condiciones con los grupos económicos ni compensar los mayores costos, por lo que precisan de políticas específicas, de acuerdo con una adecuada segmentación.

 

Somos conscientes de que estos cambios sólo pueden ser abordados por medio de un debate amplio, que convoque a las organizaciones empresarias, los trabajadores, la comunidad educativa, los profesionales y los estamentos del Estado.

 

El desarrollo económico y social no puede dejarse en manos de sectores que tradicionalmente se han beneficiado de la dependencia, la falta de protección local, la especulación, la venta del patrimonio nacional y las relaciones carnales con los centros del poder económico.

 

Por estos motivos propiciamos una reivindicación de la  industria nacional que llame a un fuerte protagonismo de las Pymes y a la  confluencia del conjunto de las fuerzas productivas en torno de un modelo de país profundamente democrático, soberano y equitativo, que en un contexto de aguda crisis global necesita más que nunca un marco de integración económica, social y cultural con las demás naciones de América latina.

Fuente: APYME

 

× HOLA!