16 julio, 2024 12:41 pm
Rectángulo Image

Situación de colapso del delta entrerriano

En diálogo con la agencia de noticias AIM, el presidente de la Sociedad Rural de Islas del Ibicuy, Armando Cadoppi, advirtió que “más del 20 por ciento del delta entrerriano está endicado, sin un plan integral de manejo del agua y del medio ambiente”, y confirmó que esta situación “afectará cada vez en mayor medida a comunidades extradelteñas, como Buenos Aires, Rosario, Escobar, Zarate, Gualeguay y Gualeguaychú”. Reclaman la participación del Estado para trabajar en conjunto.

Cadoppi aseguró que el gobierno “se niega a reconocer que en el delta son más de 300.000 las hectáreas endicadas y no 60.000, como afirmaron sus funcionarios en el Foro del Agua”, que se realizó en marzo pasado en Paraná.

 

 

 

El presidente de la Sociedad Rural de Islas del Ibicuy (SRII) reclamó a la provincia un marco regulatorio adecuado para trabajar e invertir ordenadamente “sin afectar al medio ambiente, sin afectar los servicios que brinda el humedal y sin alterar los niveles de las aguas”. “Tergiversan (los funcionarios) la realidad y deberán responsabilizarse por el muy severo daño en el medio ambiente y las comunidades”, dijo.

Además, Cadoppi agregó que “la realidad es crítica, y en tanto no se tomen medidas y continúe la situación de colapso, que es muy preocupante, el agua subirá y afectará tanto a productores como a sociedades delteñas y extradelteñas, como Buenos Aires, Rosario, Gualeguay, Gualeguaychú, Escobar, e incluso, podría tener derivaciones en ciudades de Uruguay”.

Negar el problema

El ruralista afirmó que los gobiernos nacional y provincial niegan el problema: “niegan que, de 1.800.000 hectáreas que tiene el delta, desde Diamante hasta la desembocadura del Río de la Plata, haya más de 300.000 endicadas en el delta entrerriano”.

También señaló que “no contar con un marco regulatorio serio y objetivo, genera la actual situación de colapso del delta, ya que se realizan obras de defensa contra inundaciones (tanto obras públicas como privadas) sin contemplar a todo el delta como región. Por consiguiente, cada día estamos alterándolo más y llevando el agua de un lado al otro. Esta falta de marco regulatorio provoca que, tanto las inversiones públicas como privadas, se superpongan y contrapongan, es decir que muchas veces se malgasten los recursos públicos y se realicen inversiones privadas con gran incertidumbre sobre los efectos a largo plazo”.

AIM Digital

× HOLA!