Rectángulo Image

Soy Peronista


Como yo soy Peronista y llevo varias décadas como tal, me permito creer que nadie deja de ser Peronista por renunciar a la integración testimonial de una lista.

Muy por el contrario, sí creo que alguien dejaría de ser Peronista si renunciara a la lucha por la Justicia Social.
Como Peronista creo en el legado del General Juan Domingo Perón en sus 20 Verdades, donde nos recomienda que “ningún Peronista debe sentirse más de lo que es, ni menos de lo que debe ser”, y nos advierte que “cuando un Peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca”.
Creo en el Peronismo como un sentimiento de compromiso, y lo practico de acuerdo a una doctrina cuyo objetivo primordial y permanente ha sido siempre bregar por la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación, siempre en beneficio de los más necesitados y de los trabajadores.
Creo en el Peronismo como esa filosofía de vida simple, profundamente nacional, popular, humanista y cristiana, embanderada en la justicia social, que tanto pregonaba el General.
En honor a estos preceptos, y a lo largo de la historia, los gobiernos Peronistas se caracterizaron siempre por propender la igualdad, la inclusión, la generación de puestos de trabajo, la mejora de la calidad de vida a los que menos tenían y la igualdad de posibilidades para todos.
Por eso al Peronismo se lo bautizó como Justicialismo.
Pero esos principios de Justicia Social que tanto lo caracterizaron, hoy han sido totalmente ignorados y olvidados en nuestra ciudad por un gobierno que pretende o dice llamarse Peronista.
Es en contra de esa política de gobierno mal llamada Peronista, mucho menos Justicialista, que hoy tomo distancia.
Pero me alejo manteniéndome coherente con mi trayectoria política, y manteniendo el respeto que me merecen quienes creyeron en mí y en quienes me acompañaron como una alternativa de cambio dentro del Peronismo, al punto de que nos erigieron como la segunda fuerza política de la ciudad.
Hoy nada tengo en común con este proyecto del FPV, pero no por eso estoy en contra del Peronismo ni de su Doctrina, ni del Justicialismo, ni, mucho menos, de la Justicia Social.
Como Peronista seguiré trabajando y luchando por el Peronismo desde nuestro espacio político “Comprometido con Vos”, el cual, gracias al voto popular, ya se instaló como un bastión del Peronismo.
Por todo esto, cuando hoy escucho que el Sr. Intendente habla de Justicialismo en nuestra ciudad, siento el deber de responderle, no por mí, sino por los miles que creyeron en nosotros.
Siento la obligación de recordarle al Sr. Intendente que antes de las PASO solo ellos eran el FPV, pero ahora somos todos, solo para decir que el FPV totalizó un 62 por ciento y disimular que su Lista 2 solo logró un magro 28,84 por ciento.
Siento la necesidad de destacarle al Sr. Intendente que ese porcentaje está lejos de significar una legitimación mayoritaria, sino que significa un opaco triunfo que debería llamarlo a la reflexión y la autocrítica.
El Sr. Intendente parece haber olvidado, si alguna vez lo supo, que Peronismo es Progresismo, es políticas de inclusión, de generación de puestos de trabajo genuinos, de construcción de viviendas, de seguridad, de salud pública, de educación pública.
Siento el deber de recordarle al Sr. Intendente que se debe gobernar para todos y no para beneficio de unos pocos, y que se debe priorizar siempre el interés general de una comunidad por sobre el interés particular de sus gobernantes.
Por eso, quienes sufren estos olvidos del Sr. Intendente, y ven una ciudad postergada e insatisfecha, conformaron ese 72 por ciento del electorado local que en las pasadas PASO no votaron por el oficialismo de la Lista 2 y sí lo hicieron en favor de las otras alternativas.
Por eso, los concejales que ven que solo se les pretendía imponer su adhesión testimonial al FPV, cuyo proyecto ven indiferente a los derechos y necesidades de nuestro pueblo, renunciaron a su candidatura sin que eso jamás pueda significar que dejaron de ser Peronistas ni, mucho menos, que se apartaron de nuestra Doctrina Social, Cristiana y Humanista.
Por esa coherencia manifiesta en su proceder y actitud, yo, Peronista, felicito a todos aquellos que obraron de forma coherente con su espíritu Peronista, y brego para que con los dos brazos del Peronismo, la Justicia Social y la Ayuda Social, demos a nuestro pueblo un abrazo de Justicia y Amor.
Rubén Matorras

× HOLA!