16 julio, 2024 12:40 pm
Rectángulo Image

Tramar redes por la diferencia

Si soy un ser espiritual, incorporo en la celebración de la diferencia una carga positiva de articulación con otros; al construir realidades sociales y culturales, irradio una energía de pacificación y armonización en mi entorno.

No quedo a la espera de que el lugar donde vivo, donde trabajo, donde estudio, se “arregle” para que me inscriban como diferente; promuevo y proveo a mi entorno de un modelo de integración de la diferencia como un estado superador.

 

 

 

No todos me entenderán. Si puedo hacerlo, estaré en condiciones de dar testimonio, esa ofrenda, que no significa ser redentor de todos los conflictos del mundo entero. Estará liderado más por celebrar la diferencia que por el destierro de la diferencia.

La única manera de eliminar la diferencia es la imposición; la celebración no anula la diferencia, por el contrario, la integra. Entonces ya no forma parte de algo diferenciado de mi mismo. No puedo ser la totalidad pero sí incorporar la diferencia, hacerla parte de mí.

Las redes conforman un modelo muy interesante para educar e implementar la administración de la diferencia, que estamos proponiendo desde la apelación a la persona.

En estas redes, en tanto nodos que interactúan, la diferencia no es personal sino institucional, de grupo y de agrupación. Al ir construyendo en esa interacción con otros, se genera la masa crítica de cambio y transformación, junto al reconocimiento de esta diversidad, en la cual las organizaciones diferentes pueden construirse en una misma unidad.

En un sistema piramidal, la diferencia es desplazada o anulada; se prioriza la homogeneidad, se somete lo diferente a beneficio del ganador. Se reconoce la presencia de la diferencia, se la administra verticalmente, impidiendo que la misma digite la energía hacia la autoridad y el poder de la estructura.

En las redes, ninguna organización, en tanto parte, será superior jerárquicamente, ni podrá alinear a las demás. En este sistema horizontal, la celebración de la diferencia, como concepto cultural de articulación, genera otra clase de poder, construye de una manera distinta.

Un integrante diferente se articula con otro diferente, y al compartir valores y visión, el poder se construye en la asociación en red.

Rabino Sergio Bergman

× HOLA!