Rectángulo Image

Ubicaciones para el corso: Tarde de locos y escándalo

Ayer lunes, a las 14 horas, se habilitó la venta por internet de entradas y ubicaciones para las noches de febrero del carnaval local, pero, tal como ocurre cada temporada, la frustración invadió las redes sociales. Recién a las 19 horas informaron que el sistema no había funcionado y que habría que esperar hasta hoy. Por la noche, las pantallas y testimonios mostraron que hubo ventas, y hoy advierten que no habrá ventas hasta nuevo aviso. Otro año más de indignación, enojo, sospechas, y turistas espantados.

Durante toda la tarde, como todos los años, ante una nueva apertura de la venta de ubicaciones para las próximas noches del carnaval gualeyo, cientos de familias y grupos de amigos se organizaron para poder adquirir sus localidades. Desde las 14 horas, cada uno desde el celu, la compu o la tablet, comenzaron a tratar en vano de acceder al sistema y poder comprar buenas ubicaciones y juntos.

“Lamentamos profundamente los inconvenientes ocurridos con el servidor de la web Corsos de Gualeguay, que han hecho que vecinos y turistas no puedan acceder a ubicaciones y entradas para el mes de febrero a nuestro carnaval”, publicaron en la página oficial después de 5 horas de frustración general.

“Estamos trabajando para solucionar el problema y encontrar la mejor manera de resolver la situación”, agregaron tratando en vano de tranquilizar y parecer serios.

A partir de esa hora, la indignación creció, y más aún cuando el sistema comenzó a mostrar pantallas con ventas concretadas de ubicaciones, marcadas en color rojo, muy pocas disponibles para la venta en color verde, y muchas en color naranja, el cual no estaba definido, y permitió pensar que estaban reservadas.

En la mañana de hoy, a pocos días de la primera noche de febrero, el sistema advierte que estará “caído” hasta nuevo aviso, convirtiendo la venta de localidades en un nuevo escándalo.

Después de años sufriendo perversos e incómodos sistemas de venta de localidades, resulta inconcebible, sino sospechoso, que, a pesar de los modernos sistemas existentes para la compra en línea, los funcionarios de turno aún “insistan” en aferrarse a un sistema “casero”. Es realmente muy difícil, sino imposible, imaginar una razón válida para no recurrir a una de las tantas plataformas, cuando la venta del carnaval desde hace años viene trastornando la adquisición de ubicaciones.

Es de público conocimiento que el mundo del espectáculo y del deporte ha resuelto hace años la venta en línea de localidades para cualquier evento, sea éste un show en algún salón parroquial de La Quiaca, o sea un recital de U2 en el Monumental de Nuñez, en CABA. Hasta el Carnaval del País, en la vecina ciudad de Gualeguaychú, vende sus entradas a través de una reconocida y exitosa plataforma nacional.

Pero por acá, las distintas organizaciones del carnaval local de los últimos años se han resistido, de forma casi sospechosa, a resolver el problema, y, cada año, ha resultado, sino imposible, por lo menos engorroso, adquirir un lugar en la fiesta mas popular de la ciudad. Ni hablar si se trata de un contingente de turistas que quieren disfrutar de esa fiesta juntos.

Eso sí, nunca sé había llegado a esta escandalosa situación, en la que días antes de una noche, sorpresivamente, el sistema no funcionara. Mientras la organización prepara un arsenal de excusas y culpas, la gente no deja de preguntarse si se trata de una falla técnica o es el resultado de tanto “toqueteo” de un sistema “abierto” a constantes “modificaciones”.

En este contexto, es razonable y comprensible, tanto el enojo y la vergüenza de los ciudadanos como sus sospechas sobre las razones que llevan a los funcionarios a sostener este sistema.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!