20 julio, 2024 9:54 pm
Rectángulo Image

Un hombre lleva más de un mes perdido y solo hay conjeturas

Hoy se cumplen 31 días de la desaparición de Don Enrique Fabiani, un jubilado de 75 años vecino de la localidad santafesina de Santa Clara de Buena Vista. El hombre estaba cazando con unos amigos de la vida, de noche, en la zona de Villaguay. Se separaron, pero él nunca volvió a la “ranchada”. El dueño de un campo habría sido el último en verlo con vida, pero también anduvo por ahí una Brigada de Abigeato. Desde aquel día, lo busca una legión de polícias, bomberos, buzos, drones, canes, rescatistas, peritos, etcétera. En diálogo con el Dr. Rubén Pagliotto, abogado de la familia, Gualeguay21 conoció detalles del caso.

Fabiani había venido a la zona de Villaguay a cazar junto con amigos de la vida. Se separó de ellos alrededor de las 16 horas del día 4 de junio y, cerca de las 19:30 horas, dos contratistas rurales, en una camioneta, estuvieron con él en un camino interno del establecimiento La Criolla, donde vive su titular, Julio Lodi, con su esposa. Por su parte, éste último contó que, tipo medianoche, sintió ladridos de perros en la parte de atrás de su casa, salió a ver con una linterna, creyendo que andaba algún animal, y se encontró con una persona vestida con ropa de cazador, gorrita, portando una escopeta apuntando hacia el piso.

Siempre según Lodi, al preguntarle qué hacía, Fabiani le respondió que andaba cazando por la zona, a lo cual el dueño del lugar le advirtió que estaba en un campo privado y que se retirara de allí inmediatamente. Dicho eso, contó que el cazador dijo “disculpe señor” y lo alumbró con la linterna hasta verlo pasar la tranquera y salir al camino vecinal.

Una vez expulsado Fabiani, a las 0:20 horas, ya del 5 de junio, Lodi llamó al destacamento de policía de Alcaraz y, como no lo atendieron, llamó a la brigada de Abigeato en Bovril, desde donde mandaron una patrulla con cuatro efectivos que llegaron a La Criolla a la 1 de la madrugada. Éstos dejaron constancia de lo que les relató Lodi, luego habrían revisado la zona, y, finalmente, se volvieron a Bovril, donde llegaron a las 2:45 horas. Ni antes de llegar, ni al irse, los policías vieron al hombre, según relataron.

“Para nosotros las sospechas orbitan entre el dueño del campo al cual extraviado llega Fabiani a medianoche, y la patrulla de la Brigada de Abigeato que concurrió hasta el campo”, manifestó el Dr. Pagliotto, y agregó que “nadie hace desaparecer de la faz de la tierra, con tanta impunidad, a ningún ser humano, sino cuenta con la complicidad y el auxilio de fuerzas de seguridad, las que poseen el poder, la logística y los conocimientos para hacerlo”.

Para reafirmar esto, el abogado afirmó que descarta que el hombre hubiese fallecido de muerte natural, ya que, aunque se trate de una zona de monte y abunden los animales, sus restos ya hubiesen sido encontrados, por lo menos los borceguies, el cinto o la escopeta calibre 20. Y agregó que eso así lo corrobora el Dr. Juan Nobile, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Así es que solo queda la posibilidad de que alguien le haya hecho algo. En tal sentido, el Dr. Pagliotto maneja distintas hipótesis. Una sería que Lodi se haya asustado al verlo ingresar a la noche a su campo, le haya dado muerte de un tiro, y que Abigeato, en pago de viejos y futuros favores, haya desaparecido el cuerpo. La otra sería que la propia Brigada le haya disparado confundiéndolo con un cuatrero.

De una u otra manera, alguien supo desaparecer el cuerpo, algo para lo cual se precisa saber cómo hacerlo y contar con la logística para hacerlo, lo cual, sin lugar a dudas, no cualquiera puede hacerlo tan bien como para que no queden rastros. “La falta absoluta de indicios es un signo claro e inequívoco de que la desaparición fue ex profeso y profesional”, dijo un especialista de la Policía Federal cuando desapareció Omar Benvenuto, en octubre de 2017.

“Lo que sí digo, y ratifico, sin generalizar, es que habiéndose cumplido treinta y un días hoy sin haber encontrado ni un cabello de Fabiani, no estamos, en absoluto, ante una muerte natural de una persona extraviada en una zona de monte, sino frente a un crimen que por su inusual y extraordinario nivel de impunidad, no es descabellado, ni ilógico, ni arbitrario, suponer que alguien haya actuado al margen de la ley”, dijo al final el Dr. Pagliotto.

El citado profesional aclaró, por si acaso, que en modo alguno está imputando concretamente a nadie ni mucho menos intentanto denostar a la fuerza policial como institución, pero sí barajando una hipótesis que en absoluto luce descabellada, irracional e ilógica. Tanto es así que el mismo abogado de Lodi, el Dr. Cristhian Panceri, comparte esta sospecha con la familia del hombre desaparecido.

De todos modos, agregó el Dr. Pagliotto, “no hay que olvidarse que existen decenas de casos de desapariciones y casos de gatillo fácil en democracia cometidas por personal de revista en fuerzas de seguridad. Sin ir más lejos, el caso Gorosito, el de Basualdo y Gómez o el caso de los menores torturados en Rosario del Tala por funcionarios policiales, son lamentables hechos acaecido en nuestra provincia”.

En síntesis, a Don Fabiani se lo busca desde hace más de un mes, en un hecho que no tomó tanto estado público porque ocurrió una semana antes que la desaparición de Loan, a quien se lo busca desde hace 22 días. A pesar de las intensas búsquedas en ambos casos, hoy solo hay conjeturas. Una insólita realidad que deja perplejo a todo el país.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!