Rectángulo Image

¿Cómo no vamos a sufrir inseguridad?

Si uno de los principales responsables de la Justicia gualeya toma distancia del flagelo de la inseguridad que nos afecta, y se excusa en el accionar de la Policía, y, también, de la Intendencia, estamos en el horno.

¿Por qué digo esto?

Para explicarme debo recordarles como debe funcionar el sistema frente al delito y recordarles que la Policía tiene el deber de cuidarnos y de perseguir a los delincuentes, mientras que, cuando los agarra, la Fiscalía, con el Juzgado de Garantías, tienen el deber de procesarlos y guardarlos.

Pero esto parece no funcionar por estos pagos, y, tal cual asegura el Senador Morchio, “en Gualeguay parece que el delito es un buen negocio, ya que es muy difícil que atrapen a los delincuentes y, si los atrapan, los sueltan enseguida”.

De muestra sobran botones

Tal es así que son muchos los casos que demuestran que esto es así. Muchos son los casos en los que se detecta la impotencia infraestructural de la policía y la liviandad procesal de la Fiscalía, y todo redunda en la impunidad del delito.

Un botón

El lunes 14 de este mes causó escozor en nuestra ciudad el asalto perpetrado a mano armada por un niño de 12 años y un jovencito de 18, los cuales fueron perseguidos por la víctima, a quien tirotearon.

Luego de ser atrapados por la Policía apenas cometido el hecho, se recolectaron las armas utilizadas, las prendas utilizadas para cubrirse el rostro y el dinero robado, pruebas a las que se sumaron luego las declaraciones de la víctima, el impacto de una bala en el auto de ésta y el DermoTest a los detenidos.

Si bien el niño fue restituido inmediatamente al padre, el mayor fue encarcelado a disposición de la Fiscalía, la cual, días pasados, solicitó al Juzgado de Garantías que ordene la prisión domiciliaria del detenido.

O sea, luego de unos días preso por cometer un asalto a mano armada y tirotear a la víctima que lo perseguía, la Justicia lo mandó a la casa con un efectivo policial en la puerta, distrayendo a ese efectivo de la prevención del delito.

Consultada la Fiscalía sobre la medida, ésta alegó que fue decisión del Juez de Garantías.

Otro botón

Desde hace tiempo, un grupo de familias vecinas de la Segunda Sección Quintas sufren los ataques de una familia que las asola de diferentes maneras.

En este marco, las familias afectadas llevan años denunciando ante la Fiscalía agresiones físicas y verbales, daños contra la propiedad, y amenazas, entre otras cosas, sin que el Ministerio Fiscal haga nada al respecto.

Tal es la gravedad de las denuncias, que entre las mismas hay una por ataque a una de las hijas de una familia y otra por una paliza a un joven vecino.

O sea que a pesar de todas las denuncias realizadas se espera, tal vez, un hecho de sangre para actuar tal cual lo dispone la ley.

Consultada la Fiscalía sobre los hechos, ésta alegó que poco se puede hacer en prevención, sino que la Justicia siempre llega tarde.

Primera conclusión

Estos botones, entre tantos, solo reflejan la imprudente liviandad en la participación de la Fiscalía en los casos que le llegan, dentro de los cuales menos del 10 por ciento prosperan según lo merecido.

Las “sugerencias”

A pesar de todo esto, el Jefe del Ministerio Fiscal local busca distraer la atención de sus responsabilidades apuntando contra la Municipalidad destacándole una serie de falencias que ésta adolece.

Si bien son definitivamente ciertas las carencias comunales, ninguna de estas incidiría en la política de la Fiscalía a la hora de evadir la debida atención de los delitos.

Ni las calles iluminadas, ni el pasto corto, ni las bicicletas numeradas, ni las cámaras, ni las concientizaciones contribuirían a corregir la política de la Fiscalía frente al delito consumado.

Sí es deber de la Municipalidad tomar cartas en la seguridad de su territorio, y, en tal sentido, debería ordenarle a la Fiscalía que cese con sus acciones mediáticas y se ponga a trabajar para que se cumplan las leyes en favor de la justicia y no del “lavarse las manos”.

Conclusión final

De lo expuesto se concluye que recién tendremos una sociedad justa el día que la Justicia actúe según la mitad de la biblioteca que imparte justicia y no según aquella mitad que solo le justifica su mera existencia.

O sea, habrá justicia cuando la Justicia decida hacer justicia.

Luego se deberán sumar los demás, pero primero lo primero.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!