Rectángulo Image

El fiscal Giannini se victimizó en los medios

A través de diferentes medios locales y provinciales, el controvertido fiscal actuante en el sonado caso Benvenuto, cuyo desempeño le costó el cargo, salió a los medios haciendo públicos sus reclamos contra el Superior Tribunal de Justicia provincial.

En las notas periodísticas, Gianini manifestó llevar 5 meses esperando una resolución de la Justicia entrerriana sobre su situación laboral, razón por la cual debió  presentar un recurso de amparo. Al mismo tiempo, señaló intereses políticos manipulando su caso.

“Tantos años le dediqué a esto, sería horrible pensarlo y darme cuenta de que trabajé para un circo”, se lamentó, y afirmó que dejó el cargo después de 7 años en la función de fiscal, cuando en realidad no llegó a 4, pues fue a fines de 2014 que lo ubicaron como auxiliar.

Respecto de las razones de su alejamiento del cargo, alegó que los motivos fueron un “agotamiento notable”, que ni siquiera le permitía capacitarse, y que no debía rendir cuentas ante el Senado, cuando, en realidad, fue removido de la investigación por la Procuraduría y, más tarde, no quiso someterse al escarnio de los senadores sobre su actuación en la causa Benvenuto.

Sobre este caso en particular, en las entrevistas el ex fiscal ratificó su actuación y aseguró que éste nada tiene que ver con lo que está sufriendo, pero no dudó en señalar la posible existencia de una factura por haber allanado los domicilios de sus parientes Erro y de Lesca.

Igualmente, Gianini asegura haber actuado conforme a derecho y sin cometer irregularidades, al tiempo que se desentiende de los controvertidos allanamientos diciendo: “yo no pedí los allanamientos ni los resolví”, señalando que fueron la querella, el fiscal Ignacio Telenta y la jueza Alejandra Gómez. De las supuestas llamadas, el ex fiscal le echó la culpa a la Policía de Paraná

Por ultimo, el ex fiscal descartó que Benvenuto se haya desaparecido el mismo afirmando que “no se puede tomar en cuenta que Benvenuto se fuera voluntariamente”.

Cruce de Erro

En su cruce al ex fiscal en el semanario El Día, Sebastián Erro, uno de los allanados y en algún momento abogado de los Benvenuto, señaló, indignado, que su sobrino no reconoce nada y de todo le echa la culpa a otro.

En lo particular, Erro detalló algunas desprolijidades que evidenciaron la liviandad con que se manejó el fiscal a la hora de recibir información de la familia como querella, a la vez que afirmó que su padre no necesitaba pedirle plata a Benvenuto, ya que gozan de una “solvencia económica absolutamente probada”.

Del mismo modo dejó entrever que la camioneta fue plantada en el lugar donde se encontró para involucrarlos a ellos y que todas las desprolijidades sirvieron para desviar la investigación.

Por último, Erro sostvo que hay que preguntarse quién podía estar interesado en que Omar desapareciera” y afirmó que “a él lo desaparecieron y tiene que haber una causa”.

Antecedentes de Gianini

Cabe recordar que Giannini tuvo en sus manos, entre otros, el irresuelto caso Tressa, el armado del caso Ascar y la tergiversación del caso de las 80 viviendas, siempre asociado a su jefe inmediato, el ex coordinador de fiscales y ahora juez, Dardo Tortul.

En el misterios asesinato del panadero Jorge Tressa, las investigaciones de la Fiscalía no llegaron a ningún resultado, argumentaron que muchos testigos se negaron a brindar su testimonio, y el crimen quedó impune, mientras que en el alevosamente inventado delito contra 6 inocentes, injustamente culpados de estafar con un fideicomiso legítimamente armado por Alfredo Ascar, donde estaban en juego valiosas tierras, se tergiversaron los hechos de forma de sostener un relato que aún hoy da vueltas en la Justicia.

Pero el más curioso de los casos de Giannini y Tortul es el de la construcción del barrio 80 viviendas, donde el ex intendente Luis Erro y Paola Rubattino, esposa del propio Tortul, se asociaron en la creación de un consorcio fantasma para manejar arbitrariamente 25 millones de pesos. Tan alevoso fue el manejo del caso que inculparon al arquitecto del proyecto, quien solo dirigía la obra.  

Por último, como es de público conocimiento, ambos lideraron el caso Benvenuto, donde sucesivos “datos” entorpecieron una efectiva investigación Y, finalmente, hoy la causa duerme impune en la Justicia Federal.

Norman Ronson para Gualeguay21 

× HOLA!