Rectángulo Image

El hacerse cargo


En Iom Kipur nos saludamos diciendo “Gmar jatimá tová”, “que terminemos teniendo una buena firma”, es decir, que seamos rubricados, registrados en el libro de la vida. Y, ¿dónde está el libro?: Tanto “arriba” como “abajo”. Nosotros sólo podemos acceder al segundo.

En este libro “escribimos” nuestro proyecto, rubro por rubro.
Firmar significa hacerse cargo de los términos de este pacto, en el que nos comprometemos con un plan de acción. Firmamos hasta el próximo año, no para toda la vida. Tenemos que romper la omnipotencia y la prepotencia. La vida es un plan gradual, en el que no debemos comprometernos más de lo que podamos sostener.El ayuno nos permite reconocer la finitud de la materia que somos, nos da la posibilidad dignificar con tzedaká (justicia social) la inequidad frente a quienes ayunan todo el año en la privación de la dignidad del pan y nos permite ser sensibles y responsables por quienes sufren y esperan.
Iom Kipur sella el año con nuevos votos que nos hacemos en una oportunidad de calibrar la brecha entre lo que decimos y lo que hacemos, lo que prometemos y lo que asumimos, lo que somos y lo que parecemos.
Izkor (plegaria de recordación) es hacer de la maldición de la pérdida de quienes amamos, la bendición de sus memorias, que no solo lloramos, sino que celebramos sus vidas vividas en las nuestras, donde ellos viven en actos, obras, sueños, proyectos en donde los hacemos parte nuestra amándolos en tiempo presente.
En amistad y bendición.
Rabino Sergio Bergman

× HOLA!