Rectángulo Image

El juicio por Micaela no será público


En la mañana de hoy, en el marco del inminente juicio a los presuntamente involucrados en el secuestro, violación y muerte de la joven Micaela García, el Tribunal aceptó el pedido de los padres respecto de que las audiencias no sean públicas.

Según señalaron desde el Tribunal, las audiencias no serán públicas “en virtud de lo solicitado por sus progenitores y lo que dispone el artículo 418 del Código Procesal Penal de Entre Ríos”, a la vez que aseguraron que facilitarán “imágenes del inicio del debate oral que no afecten los intereses que legítimamente se pretende preservar”.
Cabe destacar que recién hoy, tres días antes de que se inicien las audiencias, los padres se presentaron en Tribunales a realizar el pedido, cuando ya hace una semana que se conocía la intención del Tribunal de no realizar la audiencia de forma pública, contradiciendo el ánimo de la ley correspondiente.
Por su parte, el abogado de la familia García, el Dr. Jorge Impini, confirmó que hoy a la mañana habían realizado el pedido, e indicó que este obedecía a la voluntad de los papás de preservar los detalles íntimos del hecho, a la vez que destacó que tanto la familia como él mismo estarán a disposición de la prensa para mantenerla al tanto de la evolución de las audiencias.
De este modo, los comunicadores deberán conformarse con conocer el desarrollo del juicio de acuerdo a lo que consideren arbitrariamente, familia y abogados, que puede saberse, o esperar hasta el final para que el Tribunal edite un video de las audiencias con lo que considera que puede saberse.
Por último, cabe remarcar que, con el pedido de la familia, los jueces obtuvieron lo necesario para disponer que las audiencias se desarrollen a sala cerrada, sin la presencia de medios o público, y que todos los detalles salgan “filtrados” a la luz de la opinión pública.
Artículo 418
Vale recordar que en este artículo se aborda la oralidad y publicidad de la audiencia, y se establece que el Debate será oral y público, pero se advierte que el Tribunal podrá resolver que se realice total o parcialmente a puertas cerradas “cuando la publicidad pudiere afectar el normal desarrollo del juicio, la seguridad o el derecho a la intimidad de cualquiera de los intervinientes, la moral o el orden público”, o cuando “se juzgue a un menor de 18 años la sala permanecerá cerrada”, o cuando “advierta la necesidad de evitar represalias o intimidación a los intervinientes”.
Igualmente, ese artículo establece que “el Tribunal podrá imponer a los que intervienen en el acto el deber de guardar reserva sobre los hechos que presenciaren o conocieren, dejándose también constancia en acta de dicha resolución”, a la vez que advierte que “en todos los casos, la resolución será fundada e irrecurrible, y, desaparecida la causa de la clausura, se permitirá el acceso al público”.
Respecto de la Prensa, el mismo artículo establece que la misma “tendrá prelación (preferencia) para el ingreso, pero el Tribunal, si lo estimare necesario, establecerá la forma en que se llevará a cabo su tarea”.
De acuerdo a esto, el Tribunal cuenta con suficientes recursos para preservar la intimidad de la víctima sin tener que eludir el carácter público de las audiencias.
Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!