Rectángulo Image

La cumbre climática de las conciencias

A una semana del comienzo de la XXII Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP22) referentes espirituales, filósofos y sociales involucradas en la lucha contra el cambio climático nos reunimos en Fez, Marruecos.

Convocados por el Consejo Económico, Social y Medioambiental de Marruecos (CESE, por sus siglas en francés) y bajo el patrocinio del Rey Mohammed VI, se realizó un encuentro fértil, una reflexión multicultural acerca de la necesidad de contar con nuevos paradigmas que se reflejaron en la llamada Declaración de Fez.

Allí se recogen las voces de profundas tradiciones y civilizaciones que pretenden guiar el desarrollo de la COP22, donde los delegados de diferentes países buscarán acordar las acciones para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2º centígrados con respecto a los niveles preindustriales. Se trata de un desafío para que la ética oriente la técnica. Para que la sustentabilidad que debe lograrse como acuerdo global no se limite a la mera instrumentación de una agenda verde sino al despliegue de una visión humanista, integral e inclusiva que asegure el bienestar humano.

Nuestro país, por decisión del presidente Mauricio Macri creó el Gabinete Nacional de Cambio Climático para fortalecer el trabajo interministerial, promover la interjurisdiccionalidad junto a las provincias y asegurar el diálogo intersectorial con la sociedad civil.

De esta manera las metas de reducción de emisiones incluidas en nuestra contribución nacional se transforman en verdaderos objetivos transversales orientados a la sustentabilidad de una política pública. Un anhelo que se encuentra en la esencia de los Derechos Humanos pendientes hasta el presente: unir a los argentinos y alcanzar la pobreza cero.

Esta aspiración del Gobierno nacional se inspira en los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) que las Naciones Unidas ha enunciado a través de 17 indicadores, con la finalidad de erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad global como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

Como medida para alcanzar los ODS, la Cumbre de las Conciencias de Fez, recomendó dos medidas concretas: que cada año, junto con la Conferencia de las Partes (COP), se celebre una Conferencia de las Conciencias (COC), que sea custodio y monitor de los objetivos éticos de dignidad humana que acompañen los debates técnicos sobre el cambio climático, y que la Universidad de Fez, cuna del saber filosófico, teológico y cultural establezca un Observatorio permanente de los compromisos alcanzados.

La ambición de este plenario es crear una fuente de inteligencia y sabiduría, de modo que las propuestas para resolver la crisis climática surjan del entrelazamiento de las conciencias.

Como Ministro de Ambiente y referente de una Argentina que hace del diálogo y encuentro interreligioso raíz de nuestra identidad, participar en la Declaración y Cumbre de Fez expresa que espiritualidad y políticas de Estado se integran. Eso nos sitúa en una nueva coyuntura donde la aspiración y la inspiración pueden transformarse en acciones para dar significado a un desarrollo sustentable que modifique la vida a cada persona, comenzando por los excluidos y descartados en la economía del consumo.

Solamente podremos vivir con dignidad cuando todos y cada uno de nuestros hijos, como argentinos, sean albergados por un Estado que les garantice, por su presencia y por el propio esfuerzo, pan, agua, techo, trabajo, salud y educación. Se trata de construir, juntos, un porvenir de decencia, equitativo, sin exclusiones.

En amistad y bendición.

Rabino Sergio Bergman

× HOLA!