Rectángulo Image

Que su inocencia nos valga

La vieja política argentina es resistente al cambio, y entre quienes llegan a ella  hay algunos, demasiado inocentes, que difícilmente puedan evitar el caer en sus trampas.

El tema Soluciones Ambientales paga demasiado bien políticamente como para dejarlo pasar, y así lo vieron los nuevos políticos: el intendente Federico Bogdan y sus fieles acólitos, y los legisladores Mariela Tassistro y Francisco Morchio, de Gualeguay, y Nicolás Mattiauda, de Gualeguaychú.

El olor nauseabundo que impacta en quienes pasan por la ruta 16 es tal que, cuando los vientos lo disponen, se hace sentir con fuerza en la ciudad de Gualeguay, tapando todos nuestros otros olores. Eso es indiscutible. Tanto como que llevamos unos cuantos años reclamando tibiamente al respecto sin lograr resultados.

Tal es así que, en la última creciente, los nuevos políticos detectaron en la planta de Carbó el marco de oportunidad para ser protagonistas de una patriada que los ponga en el candelero. “Todos contra Soluciones Ambientales”, pensaron. De eso siempre se trató la política, mucho ruido y nada de buscar soluciones sustentables.

De este modo, el poder ejecutivo local y los legisladores rápidamente comenzaron a hablar de catástrofe ambiental y Laura Estévez, responsable provincial de Medioambiente, bajó a revisar la planta.

Luego de largas horas adentro, la funcionaria provincial solo le exigió a Soluciones Ambientales refacciones que reforzaran la seguridad y, mientras tanto, no podían operar la planta. Nunca la clausuró ni la multó, mucho menos realizó una denuncia penal.

A partir de esa instancia, y negando los hechos, los nuevos políticos crearon una fantástica realidad, la cual contó con declaraciones mediáticas y hasta proyectos de ley, fantasía que fue reproducida por los medios de toda la provincia.

Ahora bien, pasada la creciente y pasado el furor de la fantasía, la realidad se va imponiendo: Soluciones Ambientales, aún vivita y coleando, dejó en evidencia la liviandad de criterio de nuestros nuevos políticos, quienes priorizaron el escándalo mediático sin contemplar la real demanda de la situación.

Nadie se interesó nunca en conocer el rol ambiental que cumple esa empresa.

Nadie se interesó nunca en investigar el marco legal bajo el que opera esa empresa.

Nadie se interesó nunca en averiguar la situación de sus 40 trabajadores y el impacto social de dejarlos sin trabajo.

Solo primó la sed de protagonismo.

Soluciones Ambientales invade nuestra intimidad afectando negativamente nuestra calidad de vida. De eso no caben dudas.

Pero tampoco caben dudas de que la ley nos protege específicamente de eso, y tampoco caben dudas de que la Justicia dispone procesos que con celeridad solucionarían el tema. Pero nadie se interesó nunca en eso. Siempre primaron los discursos efusivos sobre Soluciones Ambientales por sobre la voluntad de soluciones sustentables que respondan a las necesidades de la población.

Los nuevos políticos, siempre bienvenidos por su decencia, cayeron inocentes en la trampa de la vieja política y nos expusieron nuevamente al papelón y a seguir presos de los olores. Solo nos queda bregar para que aprendan de sus experiencias.

Que su inocencia nos valga.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!