16 julio, 2024 12:51 pm
Rectángulo Image

Virtudes y defectos de la reforma previsional


Según resulta de leer el proyecto, las modificaciones previstas en la tan controvertida ley de reforma previsional significan cambiar la fórmula de aumento a los montos, garantizar el 82 por ciento móvil, y que permitir a los privados trabajar hasta los 70 años.

A los efectos de que el lector pueda, por su cuenta, decidir sobre las maldades y bondades de la propuesta, y que pueda evitar ser parte de una violenta politización del tema, a continuación se detallan las virtudes que caracterizarían a este proyecto, sus posibles defectos, y una conclusión que encierra la forma de validar una visión legítima del tema.
Virtudes
La nueva fórmula de movilidad, que alcanza a más de 17 millones de jubilados, pensionados y beneficiarios de pensiones no contributivas, asignaciones familiares y AUH, prevé un ajuste trimestral, en lugar de semestral, y se ajustará un 70 por ciento por inflación y un 30 por ciento según el aumento del salario público, en lugar de ajuste mitad por inflación y mitad por la recaudación.
De este modo, la inflación se refleja el doble más rápido en los ingresos de los beneficiarios.
Del mismo modo, la reforma establece la efectividad del 82 por ciento móvil, lo cual le garantiza a aquellos que aportaron 30 años y perciben la mínima, que esta se mantenga en ese porcentaje respecto del salario mínimo.
De este modo, ningún beneficiario de esos reciba menos de los 8.860 pesos que hoy significan el salario mínimo.
Por último, a los trabajadores privados les permite trabajar, si así lo quieren, hasta los 70 años, sin que la patronal los pueda obligar.
Defectos
En marzo de 2018, en lugar de recibir un 12 por ciento de aumento, recibirán solo un 5,7 por ciento, lo cual podría dar lugar a juicios por inconstitucionalidad.
De la garantía del 82 por ciento móvil quedan afuera las jubilaciones por invalidez y las pensiones por fallecimiento, entre otros.
La posibilidad de seguir trabajando hasta los setenta años no alcanza a los trabajadores estatales.
Conclusión
De este modo, los muchos beneficiarios que luego de haber aportado por treinta años recibían 7.246 pesos, en marzo se los aumentarían a 7.659 pesos, en lugar de 8.116 pesos que recibirían según el régimen actual, perdiendo 457 pesos.
Entonces, la respuesta sobre si la ley es buena o mala pueden tenerla los jubilados que deben elegir entre percibir hoy 457 menos pero que, a partir de ahora, su beneficio no siga perdiendo valor contra la inflación, sino que le gane, esté garantizado el 82 por ciento móvil, y pueda jubilarse, si quiere, a los 70 años.
Ellos pueden opinar, lo demás es pura charlatanería política teñida por intereses o modas.
Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!