16 julio, 2024 12:14 pm
Rectángulo Image

Finalmente todo cede ante la desidia

En la noche del 5 de noviembre de 2011, víctima tanto de la abundante agua que durante días embistió sus pilotes como de la indiferente desidia de quienes eran responsables de su salud, finalmente sucumbió el Viejo Puente Pellegrini, patrimonio caro al sentir de los gualeyos pero indistinto al pensar de los políticos.

Vaticinaron este triste final un sinfín de instituciones, y otros tantos personajes, pero muchos fueron los oídos sordos que despreciaron la trascendencia de ese viejo esqueleto de concreto.

Ya es tarde, el río ya se lleva un pedazo de ese monumento, la política ya se lleva un pedazo de nuestro pasado donde podía germinar nuestro futuro.

Ante esta pérdida irreversible, un vecino y amigo se lamentó frente a la imagen del puente vencido manifestando que “da pena verlo así, herido de muerte, a punto de ser derrotado por una creciente… él, que tantas batallas soportó contra aguas turbulentas, estoico, firme… le pesaron tantos años de lucha… Lugar de pescas en tiempos de rio desbordado, lugar donde más de un mate afianzó vínculos de amistad, lugar de encuentros furtivos de parejas y no parejas… Se lleva demasiados recuerdos y secretos, quizá esos mismos recuerdos y secretos le pesaron. Junto con el puente se va una parte de la historia gualeya, una parte de la vida de muchos de nosotros… Viejo Puente Pellegrini…”.

Ojalá algún día Dios y la Patria los demanden…

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!