19 julio, 2024 4:10 pm
Rectángulo Image

Inédita y lamentable situación en Puerto Ruiz

En la tarde de ayer, como lo hace regularmente en el Puerto y en otros sectores de la ciudad, un grupo de vecinos, autoconvocados bajo el nombre Primero los Gurises, llegó hasta Puerto Ruiz para servir una merienda y entretener a los vecinos que están padeciendo las complicaciones de la creciente.

Como es costumbre, llegaron al terraplen del muelle y comenzaron a desplegar sus cosas cuando la responsable del lugar se le acercó para informarle había sido instruida para que no permitiera brindar la merienda a los chicos, sosteniendo que esto se debía a razones estrictamente sanitarias preservando la salud de los evacuados.

 

 

 

Tal es así que aseguraron que los chicos ya habían tomado la leche, lo cual fue rápidamente negado a coro por una veintena de gurises que ansiaban tomar chocolate y amasar las tortas fritas.

Ante esta situación, la responsable del sector y una cuadrilla de personal de algún tipo, ahora todos portando guantes descartables, prepararon la leche para los más pequeños, pero debieron recurrir a los vasos del grupo porque ellos ni siquiera tenían.

De este modo, ante la imposibilidad de cocinar las tortas fritas que tanto reclamaban los chicos, pasaron rápidamente a jugar con los chicos del lugar, de la misma manera que venían haciéndolo, cuando repentinamente, en bloque, el personal municipal, o contratado de algún modo, se desplegó para contener a los chicos mientras explicaban que era muy riesgoso para los chicos, que se podían ahogar, cuando minutos antes estaban nadando en la calle delante de sus propios ojos.

Mientras sucedía todo esto, fueron llegando al lugar el Secretario de Gobierno, en Inspector General, el otro Inspector General, la Jefa de la Guardia Urbana, y más efectivos para asegurar que el grupo de vecinos Primero los Gurises no le de la merienda a los chicos del lugar ni puedan jugar con ellos.

Ante esta frustrante situación, el grupo junto sus cosas, les regaló a cada uno lo que llevaron a escondidas de los municipales, y emprendió el regreso al centro de la ciudad.

El silencio y la rabia contenida fueron el común denominador entre los miembros del grupo, y la pregunta común era: ¿Hasta donde hemos llegado?

Muchos de ellos también se preguntaban: ¿Qué nivel de paranoia, de celos, de histeria debe tener un gobierno para tomar de rehén a familias en crisis solo para demostrar que ellos pueden hacer lo que nunca hicieron?

Todos coincidieron en que, efectivamente, algo está pasando y no es bueno.

Gualeguay21

× HOLA!