Rectángulo Image

Informe climático del 8 de enero de 2014


Las extremas condiciones ambientales observadas en la última quincena de diciembre, no dejaron de lado la transición interanual, pero al menos en esta primera semana del 2014 se han observado algunas precipitaciones.

En el mapa se representan las primeras precipitaciones del año, aunque en las últimas jornadas de 2013, las condiciones de inestabilidad, humedad y temperatura anticipaban lo que sobrevendría a comienzos de enero. Principalmente durante la jornada del 2, las lluvias se observaron en el oeste y en el centro sur de la provincia, con magros aportes para el resto del territorio. Luego de un alivio térmico, la humedad y la temperatura nuevamente convergieron en un escenario que facilitó el desarrollo de tormentas, las cuales tendieron a generalizarse en la tarde noche del martes. Aquí fue el sur de La Paz el departamento más afortunado en el volumen recibido, pero también el extremo norte de la provincia supero por sectores la barrera de los 40 mm. En el acumulado semanal, aparecen corredores que van desde Diamante hacia Gualeguay, donde también el aporte en su suma es razonable para una semana de enero, aunque claro está, no subsana el déficit previo que mostró el mes de diciembre. En el sentido contrario aparece el centro este de la provincia como la zona que recibió las lluvias más modestas y por ende es donde se concentran las necesidades más perentorias y de mayor volumen.
Las perspectivas son buenas para las próximas jornadas. La provincia queda inmersa en una zona donde es altamente probable que se concreten precipitaciones. Quizá las mismas se comporten de manera similar a lo que viene sucediendo, sin superar los 30 o 40 mm, con excepciones de escala reducida, lo cual no debe tomarse como patrón conducente.
Estado de las reservas al 08 de enero de 2014
El balance hídrico sigue mostrando un predominio deficitario en la mayor parte del territorio, con un máximo de retroceso en las reservas que coincide con la zona donde las lluvias han sido muy pobres y algún otro sector en el sur de Gualeguay. Se destaca la buena reacción del sur de La Paz ante los favorables episodios pluviales recibidos en la zona, también aparecen otros sectores reducidos que insinúan un mejor posicionamiento de reservas.
Vale la pena aclarar, que el mapa de reservas para una pastura es un escenario de mínima para las reservas de soja. En este sentido entendemos que los cultivares que habían logrado buena cobertura antes del inicio de la última parte de diciembre, (apogeo de la ola de calor), deben haberse recuperado satisfactoriamente y su estado general puede ser satisfactorio, no con reservas escasas como se presentaría una pastura. El maíz seguramente estará más exigido al igual que los cuadros tardíos de soja que no lograron una cobertura eficiente y tuvieron que soportar el estrés térmico e hídrico en un contexto de reservas muy ajustado.
Por lo pronto el panorama parece mejorar. Todos lo pronóstico se inclinan por lluvias de importante cobertura en el corto plazo. También se destaca que, a pesar de que pueden darse jornadas agobiantes, no se perfila una nueva ola de calor, es decir persistencia de mínimas elevadas, por encima de los 23°C.  Si el patrón pluvial se encamina como parece y las temperaturas se van moderando, podemos proyectar un escenario bastante mejorado para el resto de enero respecto de lo que fue diciembre. Al menos no se observan situaciones dinámicas estructurales, que permitan proyectar una nueva imposición del ambiente que privó en la última quincena del año pasado. Esto debe considerarse como una buena señal.
BCER

× HOLA!