Rectángulo Image

Informe climático y estado de las reservas

Luego de que las primeras jornadas de noviembre convergieran en una importante ola de calor que dominó gran parte del país, las condiciones ambientales se modificaron sustancialmente con el cambio de masa de aire promovido por un pasaje frontal.

En efecto, durante la jornada del viernes pasado, comenzó a ingresar una masa de aire frío que generó un marcado aumento de la inestabilidad en gran parte del territorio entrerriano. Hacia la noche del viernes y durante la madrugada del sábado las lluvias se hicieron presentes en gran parte de la provincia, afectando fundamentalmente los departamentos del centro, siendo más marginales sobre el sur y el norte.

 

 

 

En el mapa se resumen las precipitaciones ocurridas durante el último evento. Es muy importante la zona cubierta por precipitaciones superiores a los 40 milímetros. Dentro de esta vasta zona se desplegaron algunas celdas de tormenta, sin una organización demasiado reconocible, tal como se puede identificar con los máximos pluviales. Sobre el sur del departamento La Paz se concretaron precipitaciones superiores a los 100 milímetros, sin embargo debe reconocerse que estos acumulados fueron más bien una excepción.

La oferta de agua fue en general superior a la esperada. Las previsiones presentaban promedios irreales del  orden de los 30 milímetros, los cuales como se ha mencionado en una vasta zona se han superado.

Luego de las lluvias comenzó a sentirse la presencia de una masa de aire más fría y seca, que generó un notable cambio en las condiciones ambientales agobiantes que se habían vuelto persistentes en las jornadas previas. Si bien las temperaturas se vienen recuperando los vientos del este y sudeste no han permitido que las mismas crezcan de manera rápida. De este modo los registros se han estabilizado en torno de valores más cercanos a los esperados para el mes de noviembre.

Estado de las reservas al 14 de noviembre de 2012 

Las extremas condiciones climáticas de la primera semana de noviembre encontraron al territorio entrerriano y a gran parte de la región pampeana con suficiente nivel de reserva como para sobrellevar este pulso seco. Con las recientes precipitaciones gran parte de la provincia ha logrado sostenerse en niveles hídricos satisfactorios.

Debe tenerse en cuenta que el balance hídrico que se representa en el mapa, se realiza teniendo en cuenta una pradera como cobertura. Los campos que han estado en barbecho y fueron recientemente sembrados seguramente cuentan con mejor nivel de humedad e incluso en algunas zonas de del centro oeste de la provincia pueden observarse excesos en las zonas más bajas.

Luego de las excesivas precipitaciones del mes de octubre, el perfil de suelo profundo cuenta con buen nivel de humedad, sin embargo basta una semana de condiciones extremas para que el balance hídrico refleje un retroceso significativo a nivel superficial, esto se nota más en el extremo norte de la provincia. Allí, si bien la situación no es grave, comienzan a detectarse signos de demanda pluvial. Por el momento el sector deberá esperar, ya que en el horizonte cercano no aparecen precipitaciones.

Las perspectivas de corto plazo establecen la continuidad del buen tiempo, posiblemente algo más inestable y con pasajes de nubosidad durante el fin de semana, pero sin que se perfilen precipitaciones al menos hasta mediados de la semana próxima.

Este panorama comienza a confirmar un cambio respecto del patrón que mostrara el mes de octubre y en general todo el trimestre previo. Los sistemas precipitantes se están distanciando. Esto por un lado es favorable dado que ha permitido avanzar con la siembras y por otro lado genera un contexto hídrico que se vuelve más ajustado. Esto no vislumbra un escenario de riesgo, si de lluvias más cercanas a las normales.

BCER

× HOLA!