23 julio, 2024 9:41 pm
Rectángulo Image

Se cumplieron 111 años del nacimiento de Mastronardi

El pasado 7 de octubre se cumplieron 111 años del nacimiento del poeta gualeyo Carlos Mastronardi, un notable poeta y ensayista, autor entre otras obras de “Tierra amanecida”, “Luz de provincia” y “Conocimiento de la Noche”.

Mastronardi itegró con Juan Laurentino Ortiz y Amaro Villanueva un grupo de notables artistas que floreció en Gualeguay en aquella época. Murió en Buenos Aires el 5 de junio de 1976.

 

 

 

Contemporáneo de los hermanos  González Tuñón, de Oliverio Girondo, Leopoldo Marechal y Jorge Luis Borges, de quien además era muy amigo, Mastronardi nunca perteneció a esa vanguardia.

Su poesía llevada al ritmo de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, llena de comparaciones que incluían campos y labriegos, estaba más cerca aquella otra poesía que la vanguardia buscaba rescatar, como Lugones, que la que ellos mismos estaban escribiendo.

Esto le valió un reconocimiento tardío que llegó cuando, en 1937, publicó precisamente ”Conocimiento de la noche”, su tercer libro. La segunda edición, ‘rectificada y quizá definitiva’, agrega nuevos poemas y un lejano homenaje a  Ricardo Güiraldes.

Vieja estampa

Anduvo entre nosotros mas fue su alma extranjera

de intimidad hermética y hablar que no alcanzamos.

Ya su beso era trémulo cual caricia postrera,

y era un puerto imposible la efusión donde anclamos.

Desgarró como un árbol su piedad anhelante

consintiendo más sombra cuanto más se cumplía,

fue en el aula del mundo distraída estudiante…

y agobiada de noche caminaba a otro día.

Pañuelo que alejaba su mudo despedir,

se marchó a todas partes y en lo eterno halló acuerdo,

siempre tuvo el hechizo de lo que va a partir,

y aun entre mis brazos era casi un recuerdo…

Cuando todos callamos es que ha entrado su ausencia.

La pena nos desata sus amarillos ramos.

El cuento de la abuela se corta con frecuencia,

y el pequeño interroga si a un viajero esperamos…

Con sus voces lejanas el recuerdo la nombra,

y llovizna el pasado desde un cielo vacío.

Pero se unen las rutas más allá de la sombra.

Y puesto que no existe todo su ser es mío.

AIM Digital

× HOLA!