Rectángulo Image

Sorprenden a joven en flagrancia


Desde la Jefatura Departamental Gualeguay de la Policía de Entre Ríos informaron a esta redacción que personal del Comando Radioeléctrico de recorrida por el cuarto cuartel son advertidos sobre un hecho delictivo en proceso en las inmediaciones de Rivadavia y Boulevard San Juan.

Por ello la operatividad policial no se hizo esperar, ya que prácticamente al instante el inmueble fue rodeado por los patrulleros del sector más lo que acudieron en colaboración, quienes al llegar se encuentran con un joven muy exaltado, en la puerta de la finca lindante a un local que funciona como Bar, que tenía a un masculino de edad avanzada, tomándolo del cuello, al momento que amenazaba con un cuchillo.
El riesgo de vida existente en la víctima hizo los hombres de ley se manejaran con premura y mucha profesionalidad, empleando no solo tácticas de seguridad, sino de mediación, al comenzar las tareas psicológicas del oficial a cargo, tratando de calmar al excitado delincuente, para que desista de su irracional actitud, lo que afortunadamente se logró rápidamente, evitando una situación más tensa en el tiempo y sobre todo sin riesgos en la persona de Félix (70), ya el malhechor observó que más allá de ver superado numéricamente, retomó la poca conciencia de su ser, procediendo a despojarse del arma blanca, como también de una exigua suma de dinero, que era el botín por el cual fue a amedrentar al aludido longevo y que desde mucho más temprano andaba merodeando su domicilio  -ya había sido expulsado con anterioridad por el propio damnificado, al momento de haber golpeado la puerta y ser reconocido, ya que es un asiduo concurrente al bar que posee dentro de su propiedad terrenal-.                    
La aprehensión de este popular joven  dentro de la policía, Matías (20), causó sorpresa por su violento accionar, ya que para ingresar golpeo al anciano con una tabla en uno de sus antebrazos cuando fue en un segundo intento de reclamarle a viva voz que le entregue dinero, situación que lógicamente lo dejo fuera de combate, más allá de la inferioridad de la potencia física por la obvia vitalidad del caco que su juventud le proporcionaba, accediendo a la ilícita petición del malandrín.                                 
Por toda esta crónica el hijo de una familia signada por antecedentes policiales -de ahí su falta de códigos-, fue a descansar en una de sus celdas preferidas de la alcaldía policial, debido también contarse que cuenta con ingresos varios de acuerdo a su pesado prontuario, seguro por las influenciadas de una  herencia familiar, ya que está rodeado de personajes muchos más peligrosos, caracterizados por sus conductas antisociales. 
Destacando que esta medida judicial fue dispuesta por la fiscalía en turno, quien sustanciara una causa por el supuesto delito de Robo Calificado en Flagrancia.-
Jefatura Departamental Gualeguay

× HOLA!