Rectángulo Image

Tarde de besos al cielo, y lágrimas en las mejillas

Eramos poquitas personas, de todas las edades, cada una con un recuerdo similar, una historia de dolor común a todas ellas: la pérdida de un hijo en el embarazo o después de nacer. Me invitaron para difundir el acto, tal vez sin saber que hablábamos el mismo idioma. Desde hace poco tiempo, a éstas familias gualeyas las contiene la organización Luz del Cielo, la cual busca dar apoyo a padres que sufrieron esta pérdida de difícil superación. No pude evitar la emoción, ni pude evitar recordar aquel tema de Juan Carlos Baglieto, Era en Abril.

“Sabes, hermano, lo triste que estoy, se me ha hecho vuelo de trinos, y sangre la voz, se me ha hecho pedazos mi sueño mejor”, se lamentaba Baglieto en un tema de Jorge Fandermole, allá por los 80s, y agregaba: “se ha muerto mi niño, mi niño, mi niño. Mi niño, hermano”. El tenor emocional de aquel tema marcó a una generación.

Luz de Cielo, recreado en Gualeguay por mamás que atravesaron ese doloroso trance, realizó el pasado viernes, en la plaza San Martín, su tradicional Encuentro de Luz y Suelta de Globos. Luz de Cielo nació en Rosario, a partir de la experiencia personal de Belén Arce luego del fallecimiento de su hija, y hoy se replicó en todo el mundo. Su fundadora cuenta que, cuando perdió a su hija, se sentía sola, y decía que era algo que solamente a ella había pasado, lo que la movilizó a buscar en Internet a otros que hubieran pasado por lo mismo. Al descubrir que no estaba sola se decidió a formar Luz del Cielo.

“No pudo llenarse la boca de voz, apenas vacío el vientre de mi dulce amor”, dice la canción, y sigue: “enorme y azul, la vida se le dio. No pudo tomarla, no pudo tomarla, de tan pequeño”. “Yo le había hecho una blanca canción, del amor entre una nube y un pez volador. Lo soñé corriendo, abrigado en sudor, las mejillas llenas, las mejillas llenas de sol y dulzor”, recordaba el cantante rosarino, curiosamente cotereaneo de Belén, la fundadora.

En Gualeguay recogió el guante la mamá de Magalí, quien, a partir de una situación similar a la de Belén, reunió a otros con la misma experiencia y necesidad. Desde la organización ofrecen ayuda y contención, ya que son muchas las familias que sufren esta situación en silencio, con los trastornos emocionales que ello conlleva, especialmente en las mamás que llevaron por meses a su bebé en su vientre. La sensación de frustración, de incomprensión, y de soledad que esto deja a las mamás es de difícil acompañamiento por la pareja, ya que al hombre le cuesta concebir esa relación profunda que se establece entre el bebé y la mamá durante la gestación.

“Era en abril el ritmo tibio de mi chiquito que danzaba. Dentro del vientre, un prado en flor era su lecho, y el ombligo, y el ombligo, y el ombligo el sol”, dice el estribillo, luego sigue: “no busques, hermano, el camino mejor, que ya tengo el alma muda de pedirle a Dios”, y se pregunta: “¿Qué hacemos, ahora, mi dulzura y yo con dos pechos llenos, con dos pechos llenos de leche y dolor?”.

En ese contexto, el pasado viernes 15 de octubre, mamás y papás gualeyos de Luz de Cielo realizaron su Encuentro de Luz y Suelta de Globos en la plaza San Martín, donde una mamá leyó unas palabras, se encendieron unas velas, y se soltaron globos, cada uno con el nombre de quien se fuera tan temprano. De este modo, las mamás de Gualeguay que sufran esta desgracia tienen ahora un punto de encuentro donde encontrarse con comprensión, solidaridad, y ayuda para superar la situación. Quienes quieran contactarse con Luz de Cielo Gualeguay, el whatsapp de Yili Nosiglia es 3444437967.

Al final de la canción, sintetizando el profundo dolor que sienten, Baglieto confiesa: “Estamos pensando, sería mejor el marcharnos tres, el marcharnos tres, que quedarnos dos”.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!